Miércoles 8 de Diciembre de 2021Actualizado 22:35

El 2 de noviembre de 2016

Tiempo de lectura: 04:54
|||

Anodino empate que enfada a la grada

Discreto 0-0 de la UDL ante un San Sebastián de los Reyes ordenado y que impuso el ritmo que mejor le convenía. Primeros gritos en contra de Pouso.

Empate de la UDL contra San Sebastián de los reyes

Rioja2

"¡Pouso, vete ya! ¡Pouso, vete ya!". Si parte de la grada, la más animosa, empieza a pedir en la jornada 12 la cabeza del entrenador local, es que algo falla. Casi un tercio de liga y esta UD Logroñés no termina de carburar. Que si el aspecto defensivo, que si el ataque. Si uno de los aspectos funciona, el otro no aparece. Ya la temporada pasada, la clave, como todo, pasaba por el equilibrio y más o menos se logró. Quizá por eso salían las cosas. Esta campaña parecía la definitiva, la del asalto o al menos en la que más se iba a exigir estar con los mejores. Sin embargo, ahí deambula el cuadro blanquirrojo, décimo con 16 puntos, a 5 de la cuarta plaza y con otros 5 de margen sobre el descenso. 

El empate a nada contra el San Sebastián de los Reyes fue sintomático de lo que es ahora la UDL, un conjunto que lo intenta, pero que o se equivoca en la ejecución o no cuenta con los ingredientes para poner en práctica lo que desea. Además, tiende a caer en las imprecisiones, en ceder a los intereses de su oponente, que controla los tiempos del encuentro, que neutraliza, con orden y poco más, los acercamientos, escasos, de un conjunto que no avasalla, que no mete a su rival en su área, que no siente la asfixia, que no se siente inferior. Queda por saber de quién es mérito, si de los anfitriones o de los que visitan Las Gaunas.

El problema es que todas esas dudas, ofensivas, se van transformando en caos. Un ejemplo fueron los últimos minutos del duelo del miércoles, un correcalles en el que de momento atacaba la UDL en superioridad, perdía la pelota y era el equipo madrileño el que montaba la contra dejando hasta a seis jugadores riojanos por detrás del cuero, bajando a trote, desfondados y sin saber qué hacer cuando sus compañeros recuperaban la posesión. 

Con este panorama, por lo vivido las dos campañas anteriores -fase de ascenso-, por lo expuesto por el club desde que el equipo comenzó a entrenar -el objetivo es el ascenso o al menos intentarlo- y por el juego desarrollado -plano y sin ideas en ataque, en estos momentos- se intuye cierto descontento en una afición desencantada porque ve cómo su equipo se deja puntos en el camino. Con titubeos en el juego colectivo, el único aspecto positivo es que los oponentes apenas hacen ocasiones. Cuestión que cambió tras la victoria ante el Bilbao Athletic en Las Gaunas cuando Pouso apostó por la seriedad defensiva desde el duelo en Lasesarre.

CON LA IDEA DE PROPONER

Se intuyó, desde el comienzo, a una UDL más combinativa, que quería tener un poco más el balón. Ya con el once que dispuso Pouso se atisbaba un mayor control del juego. Espina y Muneta debían organizar a un equipo que presentaba novedades, ya que Mendi, como referente, y Thaylor apuntaba a estilete desde el costado diestro. Sin embargo, las intenciones, aunque eran buenas, se quedaron ahí porque no se llegó a buen puerto.

Una jugada elaborada, con toques horizontales abriendo el campo para luego meter la pelota por dentro e ir superando líneas para acabar en la nada. En eso se quedó el bagaje más ‘jugón’ de los blanquirrojos. Daba la impresión de que el técnico vasco apostaba por un estilo diferente a lo que se ha acostumbrado a la grada. Todo por pisar más tiempo el área rival, sobre el papel. Un hecho que no se produjo.

El San Sebastián de los Reyes vino a Logroño sin prisas, con tranquilidad, a hacer su partido. No le interesaba un ritmo alto, lo opuesto que a los logroñeses. Esa pudo ser una de las claves; el ritmo. La UDL, más paciente, trataba de imprimir una velocidad más a sus acciones a partir de tres partes de campo, pero a los madrileños les valía el orden para neutralizar las acciones locales, casi todas estériles en cuanto a profundidad y remate.

No en vano, Paul Morino sólo tuvo que estar atento a un remate de Luca Ferrone -se estrenó como titular- tras un saque de esquina y un tiro, manso, de Muneta desde la frontal. Cierto que enfrente el San Sebastián de los Reyes no intimidaba, puesto que las dos acciones más peligrosas fueron un tiro de Pichín, después de que Caneda golpeara al aire al intentar despejar, y otro de Arranz desde casi el centro del campo.

APARECE EL RUNRÚN

El segundo tiempo arrancaba con una UDL más decidida a combinar por dentro, a buscar pases interiores para después abrir a los extremos. Pero como en casi todo el encuentro una cosa es la teoría y otra la práctica. Con un ritmo anodino, en el que abundaban las imprecisiones –muchas dudas en los despejes de los blanquirrojos-, el juego se atascaba en la medular. Espina, desde lejos, Thaylor, de tiro cruzado, y Chevi, desde la frontal, eran los únicos acercamientos de una UDL que ansiaba estar en campo ajeno.

Las dudas, los nervios, las ansiedades y las prisas se apoderaron de un equipo que no llegaba, al que la faltaba no ya el remate, sino generar ese pase que pudiera permitir cerrar la jugada. Los cambios no habían dado una vuelta de tuerca al encuentro. Chevi por Muneta no le dio otro aire, Sergio García estuvo inédito, mientras que Javi Rey trató de dar un poco de criterio aunque sin consecuencias reales. El runrún apareció a media hora del final. Ya no cesó. 

Y los jugadores lo padecieron. Agobiados, agarrotados, recelosos del fallo no asumían riesgos. El Sanse buscaba su oportunidad, pero todos sus intentos se limitaban a tiros lejanos o a tratar de sacar provecho de los barullos debido a malos despejes de los locales. Thaylor, de '9', no fijaba a los centrales, quería participar en el creación, labor que debían hacer Chevi y Javi Rey. Los laterales, además, tampoco ayudaban a generar profundidad, a sorprender viniendo desde atrás. El tiempo se agotaba y el empate a cero era una realidad. Como también lo fueron las recriminaciones de Adrián León y Paredes a parte de la afición por pitar o los gritos, una vez concluido el choque, en contra de Carlos Pouso, "¡Pouso, vete ya! ¡Pouso, vete ya!".

FICHA TÉCNICA

UD Logroñés: Miguel; Luca Ferrone, Caneda, Amelibia, Paredes; Adrián León; Thaylor, Muneta (Chevi, min. 60), Espina (Javi Rey, min. 72), Reguilón; y Mendi (Sergio García, min. 79).

San Sebastián de los Reyes: Paul Morino; Ramos, Sergio, Rangel, Felipe; Sanjurjo (Arroyo, min. 79), Arranz; Pichín (Navas, min. 75), Mancebo, Javi Vicente (Fer Ruiz, min. 50); y Negredo.

Goles: No hubo.

Árbitro: Alberto Fuente Martín (Comité Cántabro). Amonestó a los locales y a los visitantes Fer Ruiz (min. 53) y Arranz (min. 85).

Incidencias: 1.897 espectadores en Las Gaunas, según informó el club organizador.

|||

A favor 4 En contra 0

1 comentarios

#1
Me canso de repetirlo03/11/2016 18:42h

Pouso esta viviendo de sus exitos del pasado, pero tiene muy bien atado y no se ira, ni lo echaran. Menuda temporada nos espera

A favor 1 En contra 0 Denunciar
Consejo Regulador DOC RiojaFamilias de AcogidaConvivencia escolarPremios DDHHPuzle Descubriendo La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí