Miércoles 8 de Diciembre de 2021Actualizado 22:35

El 27 de noviembre de 2016

Tiempo de lectura: 05:17
|||

Raspado para sumar

La UDL empata a cero ante la Real Sociedad B en un partido en el que ambos equipos quisieron el control del juego. Los riojanos carecieron de profundidad y de ocasiones de gol.

Rioja2

El fútbol de toque, la combinación, la triangulación, la elaboración, no saltarse líneas, la búsqueda del llamado tercer hombre… está muy bien. Pero sin llegadas al área, sin remates y con poca profundidad es difícil llevar a buen puerto las buenas ideas que se quieren proponer. Después del 0-4 en Valdebebas, en el debut de Sergio Rodríguez en el banquillo, era lógico que hubiera expectación por saber qué UDL se iba a ver en Las Gaunas. Ante el filial blanco las acciones a balón parado y la efectividad cara a portería fueron claves. Ante el segundo equipo de la Real Sociedad se les echó de menos.

Quizá por eso el partido acabó como acabó, con empate a cero. Un insulso punto que deja buenas sensaciones, sin embargo, al provisional  -o no, el lunes siguen en faena- cuerpo técnico. Será en lo defensivo, que tampoco, porque en la faceta ofensiva hubo más sombras que luces. Nada nuevo. La grada quería empujar. Lo intentó con un par de jugadas embarulladas y protestando una posible mano de Odriozola en el segundo tiempo. Triste que Las Gaunas tenga que contentarse con eso y con un par de galopadas de Reguilón y algún que otro remate en acciones a balón parado

Es más, la Real Sociedad B no varió su propuesta y con ella pudo llevarse los tres puntos. Bautista fue noble, no se dejó caer y continuó una acción que pudo haber sangrado a los riojanos con la expulsión de Miguel y penalti en contra. Y Rodríguez, en el minuto 92, se sacó un latigazo desde fuera del área que obligó al capitán logroñés a sacar una mano salvadora. Por no mencionar varias acciones culminadas por el centro con tiros rasos y potentes buscando la cepa del poste. 

DOMINIO ALTERNO

La UDL insiste en no presionar arriba. Queda la duda de si es porque no quiere, no tiene la confianza necesaria o no puede. El caso es que dejó hacer a la Real Sociedad B para que los pases horizontales abundaran. Costaba superar líneas y cuando se hacía, la inmensa mayoría de las jugadas morían antes de si quiera pisar área. Odriozola, lateral derecho, era el principal estilete de los visitantes en el los primeros minutos, ya que Guridi se metía para dentro en busca de superioridad blanquiazul en la medular. Aspecto que le costó rectificar al conjunto local.

En el arranque la sensación era que la Real Sociedad B estaba más cómoda. Fue con un tiro de Sangallí, desde la frontal, que rechazó Miguel, pasado el cuarto de hora, cuando los locales espabilaron. Gracias a una sucesión de acciones a balón parado, los riojanos acogotaron a los guipuzcoanos. Primero fue Luca Ferrone el que enganchó una volea que se coló por la escuadra pero que no tuvo consecuencias en el marcador por falta previa. A continuación fue Espina, después de una jugada individual, el que chutó con fuerza con la izquierda para que se luciera Sisniega. Y hubo dos amagos más con dos remates de cabeza de Caneda, tras un córner, y de Luca Ferrone, tras una falta lateral.

Sin embargo, no hubo continuidad y el duelo se enquistó. De nuevo, ambos contendientes pugnaban por el control del juego, por dominar sobre el rival, aunque sin claridad en ningún caso, lo que llevó a considerar que lo mejor era alcanzar el descanso para aclarar ideas, para que tanto respeto se rompiera por algún lado y para que alguno de los dos diera un paso adelante, principalmente, el cuadro anfitrión. No lo dio porque no pudo o porque no estaba previsto. Mantener la portería a cero y esperar los revulsivos que salieran desde el banquillo. De nuevo, la Real Sociedad B manejaba los tiempos pisando campo contrario aunque sin generar dudas a la zaga local pese a varios intentos de Bautista, remate de cabeza a las manos de Miguel, de Odriozola, tiró alto para culminar una buena acción colectiva, y de Sanz, tiro desde la frontal que repelió el meta logroñés.

CAMBIOS OBLIGADOS

Amelibia entraba por el tocado Pazó, mientras que Reguilón aparecía por un desactivado e inoperante Mendi, dejando a Espina como referente ofensivo. Sin que surtiera efecto el segundo movimiento, hubo una acción puntual, muy embarullada, con varios remates dentro del área que fueron despejados por la zaga guipuzcoana, pero que animaron a una grada ansiosa por ver morder a los suyos un poco más arriba. Claro que los de Imanol Alguacil respondieron con una contra en la que Sanz rozó el poste.

A raíz de entonces sí que se intuyó más chispa en el conjunto anfitrión. Reguilón le daba más profundidad por la izquierda, mientras que Espina y Muneta se asociaban con criterio. Aunque fuera posicional, la UDL estaba obligando a recular a su oponente. Faltaban, para variar, las ocasiones. Y cuando todos los presentes las esperaban, no llegaron. Lo más cercano a eso fue una posible mano de Odriozola dentro del área y una carga sobre Chevi fuera del área. Escaso bagaje, la verdad.

Era más que evidente que no se podían cometer errores. Uno de ellos a punto estuvo de costar muy caro. Caneda no le dio con la fuerza necesaria a la pelota para que le lleguara a Miguel; Bautista se adelanta al portero, con fortuna de que sale trastabillado y no se deja caer poque ve opción de gol, aunque al final sólo puede ceder a Guridi, el cual tras recortar trata de batir al meta riojano, pero una mano providencial evita el desastre. El partido se había vuelto un poco loco y acto seguido era Reguilón el que tiraba cruzado para animar a los suyos. 

Sin embargo, en ese supuesto empuje final faltó la claridad, la frialdad para desgastar al oponente. La UDL iba a golpes. Le ponía corazón, pero poco más. Fútbol, muy poco. La Real Sociedad B aguantaba y encima sin cambios, no como Sergio Rodríguez que dio frescura con Salvador por un agotado Adrián León. Los blanquiazules, como con suficiencia, acabaron el encuentro en campo rival, achuchando y metiendo el miedo en el cuerpo a la grada local. De hecho, Rodríguez, lateral zurdo, se presentó fuera del área para golpear con fuerza. El balón pasó por debajo de Luca Ferrone y Miguel, casi sin ver la pelota, puso la mano para salvar un punto

La clasificación se aprieta y del cuarto clasificado al descenso hay 6 puntos. La UDL marcha con 20, uno de margen por abajo, y pendiente de saber si habrá o no movimientos esta semana. Al menos, Sergio Rodríguez se hará cargo del primer equipo este lunes. Martes, descanso. Y miércoles... ya se verá. Y en el horizonte visita al Stadium Gal para jugar ante el segundo del grupo, el Real Unión, el próximo domingo.

FICHA TÉCNICA

UD Logroñés: Miguel; Luca Ferrone, Caneda, Pazó (Amelibia, min. 58), Paredes; Javi Rey, Adrián León (Salvador, min. 87); Muneta, Chevi, Espina; y Mendi (Reguilón, min. 65).

Real Sociedad B: Sisniega; Odriozola, Lapeña, Ugarte, Rodríguez; Zubeldia, Sanz; Guridi, Sangalli, Merquelanz; y Bautista.

Goles: No hubo.

Árbitro: Pablo Fernández Pérez (Comité Asturiano). Amonestó a los locales Espina (min. 66) y Adrián León (min. 85) y a los visitantes Rodríguez (min. 23), Guridi (min. 26) y Sanz (min. 78).

Incidencias: 2.114 espectadores en Las Gaunas, según informó el club organizador.

|||

A favor 3 En contra 0

0 comentarios
Consejo Regulador DOC RiojaFamilias de AcogidaConvivencia escolarPremios DDHHPuzle Descubriendo La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí