Miércoles 8 de Diciembre de 2021Actualizado 22:35

El 17 de diciembre de 2016

Tiempo de lectura: 04:35
|||

Tiempo para la reflexión y la acción

La UDL pierde 1-0 ante un Gernika enrachado. El cuadro riojano adolece de remate ante un rival convencido de su efectivo juego. Fin de la primera vuelta con un pobre bagaje de 24 puntos.

Partido entre el Gernika y la UD Logroñés

Rioja2

24 puntos en 19 partidos. Media liga. Mucho por hacer si se quiere repetir en la fase de ascenso. Un 'play off' que se escapa. Sigue ahí, a distancia, pero mejor centrarse en el siguiente compromiso más allá de adivinar cuántos puntos serán necesarios hacer en la segunda parte de la temporada para optar a estar con los mejores. En Gernika se pudo comprobar que esta UDL no acaba de encontrar su ritmo. Cinco jornadas después dobló la rodilla, lo hizo por 1-0 ante un cuadro vasco que está enrachado -siete victorias seguidas-. Más allá de juego, en esta categoría hay que ser efectivo en las áreas, donde desangra el conjunto riojano. 

En defensa parece haber encontrado el pulso, no concede muchas ocasiones, lo cual es un paso, pero en el otro lado del campo hay lagunas. Falta gol. El equipo no llega, no tiene continuidad, no tira entre los tres palos -este sábado Altamira no hizo ni una parada-. En Urbieta la oportunidad más clara -y la única- fue un remate de cabeza, picado, de Caneda tras un saque de esquina sacado por Muneta en la primera mitad. Después, salvo un balón largo hacia Mendi que Altamira despejó fuera del área con el puño -el trío arbitral no condideró que fuera así- ni sensación de peligro. 

Como ya ocurriera en el Stadium Gal, lugar donde debutó Rafa Berges, la UDL salió en la segunda mitad con otra intensidad. Insuficiente. Tanto el Real Unión, que no pudo marcar en esa fase del encuentro, como el Gernika imprimieron una marcha más. Fueron más hábiles en ganar los duelos individuales -una de las cuentas pendientes de este equipo en la actual campaña- y en ir metiendo a su oponente en su campo. Los logroñeses no cedieron ante el juego deslumbrante de su oponente, no. Fue suficiente con llegar antes a los balones y creer en lo que ejecuta.

EL GERNIKA NO ENGAÑA

Así se entiende el gol de Mendi, en propia puerta, tras un córner. Justo en ese momento se produjo una sustitución en las filas vascas que pudieron descentrar a los riojanos. Entziondo la puso de lujo y el delantero -sobre todo por su reacción posterior de golpear la valla de publicidad- en su intento de despeje en el primer palo introdujo la pelota en su portería. Corría el minuto 63 y todo se ponía cuesta arriba. Normal. Previamente, la UDL había intentado superar al Gernika queriendo combinar, elaborar, poner el esférico sobre la hierba artificial

Improductivo ante un adversario que no escatima, no engaña. Contundente atrás, que maximiza sus recursos, que aprovecha sus virtudes y esconde sus debilidades. A ello se le añade el estado actual de confianza y el producto que ofrece es corazón, fuerza, seriedad, orden, trabajo, sacrificio, solidaridad y pelear todos los balones como si fueran los últimos. Quizá haya que empezar a coger ideas de otros rivales.

Ya Entziondo puso un balón perfecto desde la derecha al que no llegó ningún compañero. Un aviso de lo que podía suceder. Es más, Felipe tuvo que lucirse, tocar lo justo para que el cuero golpeara en el larguero, antes del descanso en un remate de cabeza de Etxaniz después de una buena asistencia de Kevin, también desde el perfil diestro. Se intuía que era un choque cerrado, con escasos argumentos ofensivos en el que una acción podía desequilibrar el duelo. Así fue. Otras campañas, la dos últimas, la UDL se movía como pez en el agua en este tipo de encuentros.

ESCENARIO CONOCIDO, PERO NADA VENTAJOSO

Sin embargo, cuestión del nivel competitivo de los rivales, por ejemplo, este curso ese escenario no es el más adecuado para una UDL a la que le falta contundencia en las segundas jugadas, que carece de un patrón claro para esperar, dejarse quere sin conceder oportunidades y solventar la papeleta a la contra. Pero es que tampoco toma el mando, se apodera del balón y va amasando los partidos, salvo ante el Castilla Real Madrid donde la efectividad ayudó a mostrar la versión más combinativa de los riojanos.

Evidentemente, la suerte no acompaña a Rafa Berges. Tres partidos y cuatro lesionados durante los diferentes compromisos: Miguel ante el Real Unión -además de que Adrián León cayera momentos antes de empezar-, Pazó frente al Amorebieta -unido a la enfermedad de Amelibia horas antes del inicio- y Javi Rey y Luca Ferrone -abandonó el campo con molestias en la rodilla derecha, la operada- contra el Gernika. Aspectos que han impedido mostrar los planes que tenía elaborados el técnico cordobés para dar aire nuevo durante los choques. Ha tenido que ir improvisando.

Pese a ello ha apostado por un dibujo -tres centrales, dos laterales largos, tres centrocampistas y dos delantero- que en Gernika tuvo que variar con el paso de los minutos y el marcador adverso. La idea ha sido la de no saltar líneas de juego, conectar todas ellas de manera continuidad para después descargar por fuera y pisar el área. Sin embargo, ha carecido de regularidad y ha acusado cierto bajón físico en las segundas partes que ha pasado factura.  

Tras el 1-0 el Gernika se vio ganador. Enfrente no hubo reacción por mucha voluntad que le pusiera Reguilón o por mucho que se protestara el despeja de Altamira fuera del área con la mano. Por el momento, este equipo ofrece pocas alternativas en ataque. Es lo que hay. Puede que ahora que viene un parón competitivo -la liga se reanuda el próximo 8 de enero- el club haya tomado nota, haya elaborado su plan y actúe en consecuencia. Es decir, muestre la puerta de salida a algunos futbolistas y la abra para otros. Ojo, que en el mercado invernal no aparecen los chollos. Por de pronto, la actual plantilla se toma un respiro y no vuelve a entrenar hasta el lunes 26 de diciembre. Lo hace con sensaciones contradictorias y con sólo 24 puntos en su casillero en el ecuador del campeonato. 

FICHA TÉCNICA

Gernika: Altamira; Kevin, Berasaluce, Lander, Abou (G. Larruzea, min. 62); A. Larruzea, Abaroa; Entziondo (Ribera, min. 83), Etxabe, Madrazo (Muñoz, min. 71); y Etxaniz.

UD Logroñés: Felipe; Luca Ferrone (Sergio García, min. 82), Julio Rico (Reguilón, min. 70), Caneda, Amelibia, Paredes; Adrián León, Javi Rey (Salvador, min. 15); Muneta; Espina y Mendi.

Goles: 1-0, min. 63: Mendi, en propia puerta.

Árbitro: Cristian Lixundru (Comité Aragonés). Amonestó al local Abou (min. 53).

|||

A favor 6 En contra 0

1 comentarios

#1
Hiri17/12/2016 22:06h

Adolecer es padecer, no carecer.

A favor 0 En contra 0 Denunciar
Consejo Regulador DOC RiojaFamilias de AcogidaConvivencia escolarPremios DDHHPuzle Descubriendo La Rioja
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí