Rioja2

Domingo 1 de Noviembre de 2020Actualizado 22:58

App Radar Covid
Reactivación económica
Memoria Democrática
El 5 de marzo de 2017

Tiempo de lectura: 03:39
|||

El Naturhouse se desploma al final

Derrota por 25 a 31 en el Palacio frente al Nantes en la ida de la ronda que permite acceder al Last 16. Los riojanos bajaron enteros tras el 20-17.

Partido entre Naturhouse y Nantes

Rioja2

Correr. Hacia arriba y hacia abajo. Al Naturhouse le gusta la velocidad, se siente cómodo. Sin embargo, cuesta y mucho, cuando toca volver a campo propio. Ahí, en el balance defensivo, no estuvo fino el conjunto franjivino. El Nantes fue letal en las transiciones ofensivas y martilleó, siempre que pudo. Sobre todo porque el cuadro francés demostró en el Palacio que cuenta con un bloque muy físico que supo llevar el choque a lo que le convenía. Todo lo contrario que el equipo local, impreciso en determinados momentos, claves, y que pagó demasiado caro los fallos en ataque.

El 25-31 complica en exceso la hombrada de los riojanos que tendrán que buscar una remontada heroica el próximo sábado. Parece el sino de este equipo, quedarse a las puertas del Last 16. Y eso que el esfuerzo realizado en la primera hora de eliminatoria fue irreprochable. Pero faltaron cosas. Cierto que hubo fases en las que se veía a un Naturhouse capacitado de dar guerra y de contar con opciones de éxito. Aunque la realidad, general, fue otra. Impensable, además, que tras el 20-17 (minuto 43), el equipo riojano bajara tantos enteros.

Se desplomó en cuanto el Nantes le dio la vuelta a un marcador que se fue inflando hasta el final, en la que fue la máxima diferencia de los visitantes. La cabeza no regía como debía y el cuerpo tampoco acompañaba. Los regalos, con malas decisiones, se multiplicaban mientras que el cuadro galo seguía a lo suyo, a correr y a marcar desde los 7 metros -5 goles de 8 intentos-. Gurbindo y Claire se hacían grandes -entre ambos 18 tantos- ante la pasividad de un Naturhouse bloqueado, 'flasheado' ante un adverso electrónico que se hacía insufrible con el paso de los minutos. Un parcial de 5-14 excesivo fue el correctivo de los franceses en los últimos 17 minutos

Hasta ese instante, hasta que Montoro daba vida a los anfitriones con el citado 20-17, el Naturhouse demostró que puede competir ante cualquier rival. Que debe hacerlo casi perfecto es obligado y en ello se afanó. Pese a que el balance defensivo en la primera mitad fue un problema que se corrigió, muy bien, en el comienzo de la segunda parte, los riojanos, los franjivinos encontraba cierta fluidez en ataque combinando sus acciones con un Vigo certero en la organización. 

Ángel Fernández que volvía a la pista, renqueante y cojeando durante muchos minutos, aguantó como un jabato ante la lesión de Miguel Sánchez-Migallón -baja las próximas semanas-. Aportaba en ambos lados de la pista y junto a Langaro minimizaban los contragolpes de su rival. Los riojanos iban por delante con rentas de uno y dos goles -incluso tres arriba con el 8-5 en el minuto 16-. El Nantes se topaba con un gran Aginagalde que hacía las delicias de una grada que acompañó a los suyos en el que probablemente sea el último partido de la Champions League -ojalá que no haya que esperar mucho en volver-.

Con el paso de los minutos, los visitantes iban haciéndose al encuentro. Claire empezaba a despuntar aunque era Nyateu el que le daba la primera ventaja a falta de tres minutos con el 10-11 que se repetiría acto seguido con el 11-12 y posterior 12-13. Pero el Naturhouse se rehizo en un gran último minuto para empatar y marcar con la bocina sonando. El tanto de Rocas, pese a su celebración, se quedó sin subir al marcador porque se consideró que estaba fuera de tiempo. 

El arranque del segundo tiempo fue muy bueno para los anfitriones. Se olvidaron del gol que no subió al marcador para endosar un parcial de 3-0 en 4 minutos para evidenciar que había capacidad para doblegar a un Nantes que ya no podía correr como le gustaba. La tónica se mantuvo porque había continuidad en ataque. Sin embargo, tras el 20-17, minuto 43, llegó el bajón. Nyateu empataba cuando se entraba en el último cuarto de hora. Gurbindo, de penalti, y Torunat hacían sangre con el 20-22, minuto 47. Alternancia de goles que daban una oportunidad a los franjivinos.

Pero en la recta final el Naturhouse se dejó ir. Como si vieran imposible la remontada se olvidaron de que había otros 60 minutos por jugar. En este sentido, tiraron al traste el buen trabajo previo y prácticamente permitieron que el Nantes celebrara en el Palacio el pase al Last 16. Una pena esos minutos finales que dejan un sabor amargo para un conjunto, el riojano, que llegaba mermado a la cita, que se fajó y peleó mientras las piernas y la mente aguantaron. En Cuenca se evidenció que este equipo llegue al final con poca gasolina. En tierras conquenses significó ceder un punto y este domingo fue decir adiós a Europa.

FICHA TÉCNICA

Naturhouse La Rioja: Aginagalde (p), Ángel Fernández (4), Vigo (4), Langaro (7), Garciandia (1), Garabaya (1) y Rocas (4, 1p), siete inicial, Luisfe (1), Javi García (1), Molina, Montoro (2), Kappelin (p), Sanad.

Nantes: Dumoulin (p), Feliho, Nyokas (3), Claire (9, 1p), Klein (1), Gurbindo (9, 3p) y Balaguer (3, 1p), siete inicial, Nyateu (2), Tournat (3), Derot (1) y Matulic. 

Parciales cada 5 minutos: 3-2, 5-3, 6-4, 9-7, 10-9, 13-13 (descanso), 16-14, 19-16, 20-19, 23-26 y 25-31 (final).

Árbitros: Jesper Kirkholm y Henrik Mortensen (Dinamarca). Excluyeron al local Luisfe (min. 43) y a los visitantes Tournat (mins. 12 y 59), Balaguer (min. 12) y Klein (mins. 39 y 48).

|||

A favor 1 En contra 0

0 comentarios
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí