Miércoles 6 de Julio de 2022Actualizado 18:19

Sumisión química
El 23 de febrero de 2018

Tiempo de lectura: 03:20
|||

Los problemas crecen

El Clavijo pierde en Melilla por 76-68 y se acomoda en los puestos de descenso tras los triunfos de Ourense y Sammic.

Derrota del Clavijo en el Palacio

Rioja2

El Clavijo está metido en un lío importante. La intensidad, la energía, la buena voluntad… ya no valen. Hace falta sumar victorias. Sobre todo si quiere escapar de la compleja situación en la que se ha metido después de perder en Melilla por 76-68 y de que Ourense -se escapa 3 triunfos por encima- y Sammic Hostelería - 2 victorias más que los riojanos- vencieran este viernes. Es decir, que los de Jenaro Díaz van a estar en puestos de descenso un tiempo. Falta ahora, saber cuánto y si va a ser definitivo. Hay 10 partidos para reconducir la dinámica.

Claro que para ello se necesita mejorar las prestaciones. El pésimo porcentaje en tiros de tres es lo más llamativo -3 de 27 en el Javier Imbroda-. Que entre Quintela, Martínez, Cabot y Coggins firmaran un horrendo cero de 15 es casi inconcebible. Dio igual el superlativo choque de Yates -40 puntos de valoración- o que Adala Moto -tuvo un golpe en el tercer cuarto- liderara a los suyos en el primer cuarto.

No en vano con 9 puntos llevó la batuta del Clavijo durante 10 buenos minutos. Desde el comienzo se vio a un cuadro riojano muy concentrado y convencido de lo que había que desarrollar en todo momento. La superioridad en el rebote fue una de las claves, además del acierto. A ello contribuyó que los de Jenaro Díaz no abusaron del triple en esos diez minutos iniciales -sólo tres intentados-. Las ventajas iniciales de los visitantes, 4-6 y 6-8 se alargaron hasta el 8-15 después de un triple del mejor argumento de los logroñeses, Adala Moto.

Ecuador del cuarto y buenas sensaciones en el Javier Imbroda. Dani Rodríguez y Almazán recortaban desde el 6,75, pero el Clavijo se hacía fuerte para mandar 16-21 aunque un parcial de 5-0 del Melilla echaba al traste la renta para alcanzar las tablas a la conclusión del período inicial. Las tornas podían cambiar y lo hicieron. Por de pronto, Yates tomó el relevo del camerunés. 12 puntos anotó en 10 minutos en los que parecía que sólo él era capaz de sumar para los suyos.

Eso y el estrepitoso desacierto desde el triple (9 intentados y ningún acierto en el segundo cuarto) generaron que Melilla fuera mandando sobre la pista pese al 27-29. Desde ese momento, parcial de 9-0 en apenas 90 segundos para que los locales, a falta de cuatro minutos para el intermedio, empezaran a demostrar que estaban dispuestos a variar el rumbo inicial con el 36-29. Aguantó el empujón el Clavijo para reivindicarse, 36-33, pero Kapelan y Guerra no estaban por la labor. Así que el 42-37 servía para refrescar ideas en el descanso.

Melilla dio continuidad a lo exhibido. Quizá por ello se entiende que alcanzaran una máxima de 15 puntos, 57-42, un poco antes de superar los 5 minutos del tercer cuarto. Rubio y Servera, inéditos en la primera mitad, tiraban de un equipo local que había frenado a Yates. Si a eso se añade que los riojanos insistían en fallar tiros de tres -terminaron el cuarto con 2 de 17-, los anfitriones se las veían muy felices. Reaccionó el conjunto de Jenaro Díaz con un parcial, vital, de 0-9 para colocar un 57-51 que aún daba opciones. Sin embargo, los de Alejandro Alcoba recondujeron su situación para alcanzar el último cuarto 10 puntos arriba, 63-53.

Martínez y Balamou rebajan a 5 la distancia después de dos minutos. La defensa invitaba al optimismo, pero luego en ataque no se afinaba para meter miedo a Melilla. Hasta que llegó un triple de Bravo que obligaba a Alcoba a pedir tiempo muerto con el 63-61. Dani Rodríguez salvaba los muebles de los suyos que volvían a sumar después de más de 6 minutos de sequía. El problema es que el Clavijo sufrió un ligero bloqueó que aprovechó el conjunto local para dispararse de nuevo, 70-61 con tres minutos y medio por jugarse.

Yates volvía a erigirse en protagonista con 6 puntos, 72-67. El tiempo volaba, faltaban 41 segundos, y Melilla se veía con el triunfo. Mal lo tenía que hacer para conservar la renta. El de Cincinnati engordaba sus dígitos -acabaría con 25 puntos y 14 rebotes, además de 40 de valoración-. Insuficiente para evitar la derrota, 76-68, y lo que es peor para dejar al Clavijo en puestos de descenso al menos un par de jornadas, ya que los triunfos de Ourense en Valladolid (81-93) y Sammic Hostelería en Cáceres (77-81) dejan a los riojanos a dos victorias de la salvación. Papeleta complicada.

FICHA TÉCNICA

Melilla: Durán (9), Rodríguez (14), Almazán (9), Fall (4) y Samb (2), cinco inicial, Kapelan (7), Djuran (5), Servera (6), Lucas, Guerra (15) y Rubio (5).

Clavijo: Quintela (3), Coggins (8), Martínez (7), Adala Moto (13) y Yates (25), cinco inicial, Bravo (3), Cabot (4), Gutenius (3) y Balamou (2).

Parciales: 21-21, 21-16 (42-37 al descanso), 21-16 (63-53) y 13-15 (76-68 al final).

Árbitros: Carlos Javier García León y Mariano Martín Palomo Cañas.

|||

A favor 2 En contra 0

0 comentarios
Expo Alberto Corazón ParlamentoMercedes julio 22Balo el cielo de Logroño
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí