Rioja2

Martes 27 de Octubre de 2020Actualizado 16:03

App Radar Covid
Reactivación económica
El 12 de septiembre de 2020

Tiempo de lectura: 04:53
|||

Derrota sobre la bocina en el debut en Segunda

Djuka, en el minuto 89, estropea el estreno de la UD Logroñés en la Liga Smartbank. El Sporting fue mejor durante muchos minutos.

Debut de la UD Logroñés en El Molinón

Rioja2

Estreno de mínimos. Mínimos en ataque (3 remates por 16 del rival) y mínimos errores, aunque suficiente para que el estreno de la UD Logroñés en la Liga SmartBank no sea lo dulce que se querría. Costó hacerse a la Segunda B, donde se penalizaban los fallos. Once temporadas hubo que sufrir para dar el salto al profesionalismo. Parece que este equipo necesita tiempo para adaptarse a la nueva realidad. Es más, quizá el exceso de precaución y el intentar asegurar el no encajar propició que el Sporting se llevara los puntos en un partido plano, de respeto, donde se impuso el trabajo defensivo y en el que los asturianos evidenciaron sobre el césped que querían ganar.

El cambio de sistema (cinco defensas), con la entrada de Bobadilla al campo, confundió a los laterales. Más concretamente a Iago López. No cerró como debía y Djuka desnudó a Álex Pérez con un recorte y un latigazo colocado al que nada pudo hacer Miño. Minuto 89. Toca aprender. El fútbol se dice que es justo -hay dudas al respecto-, en El Molinón lo fue. Cierto que si el duelo termina en tablas tampoco pasa nada, pero por méritos los rojiblancos fueron mejores, pisaron más campo rival, tiraron más, tuvieron más la posesión (cuestión que no es fundamental para obtener resultados) y mostraron más ambición. Porque la UD Logroñés, salvo el primer cuarto de hora, estuvo bajo el control de un Sporting incapaz, eso sí, de superar la gran labor defensiva realizada por los riojanos.

De hecho, saltó la UD Logroñés sin miedos -primer tiro de Ander Vitoria tras revolverse a la media vuelta tras un saque de esquina al minuto de juego- en El Molinón con la intención de no acobardarse en el debut y estar a merced de un rival con aspiraciones en la Liga SmartBank. Idea que mantuvo el cuadro blanquirrojo -de estreno con la camiseta verde en tierras asturianas- hasta pasado el cuarto de hora, justo cuando el Sporting empezó a disfrutar del balón más tiempo y de manera continua. Por eso, a los logroñeses les tocó aguantar, mantenerse ordenados y aplicados en tareas defensivas.

Errasti se multiplicaba para ayudar a los suyos en prácticamente todas las partes del campo. Mal asunto. El esférico estaba siendo dominado por los de David Gallego y aunque las ocasiones no eran muy claras, a excepción de un tiro cruzado de Djuka que se estrelló en el poste, la sensación era que la UD Logroñés estaba defendiendo demasiado atrás y lo que era peor, no podía dar continuidad a sus acciones con la pelota. Los visitantes prácticamente se limitaban a la salida a la contra, pero el problema era que esas transiciones ofensivas no aparecían. Rubén Martínez y Zelu, en los costados, no hallaban la forma de encarar; Ander Vitoria era un islote; mientras que Olaetxea insistía en labores de intendencia, al igual que Andy. En este sentido, Gorka y Álex Pérez no tenían lagunas y eso favorecía para que el conjunto riojano continuara con el marco a cero.

El Sporting, tras el primer cuarto inicial, trató de mostrar más atrevimiento con la presencia de Aitor en el extremo zurdo. A ello se unía Pedro Díaz, probó fortuna con un lanzamiento lejano, para hacerse un poco el amo de la medular en la creación. Por si fuera poco, Borja López remataba una falta lateral que se iba fuera. Un aviso del peligro a balón parado de los asturianos. Para darle emoción hasta se revisaba una posible mano de Gorka que le vino bien a la UD Logroñés para tomar un respiro. Sin embargo, el agobio fue constante con el paso de los minutos e incluso una mano de Errasti hizo dudar de si se podía alcanzar el descanso con el resultado del arranque.

La segunda mitad comenzó con algo más de equilibrio. Si la UD Logroñés quería evitar riesgos tras pérdida y se precipitaba en cuanto llegaba a tres cuartas partes del campo, donde no había conexión, el Sporting probaba con tiros desde fuera del área, caso de Aitor y Gaspar, perfectamente respondidos por un seguro Miño. Sergio Rodríguez fue el primero en mover sus piezas pasada la hora de encuentro. Lo hizo jugador por jugador: Petcoff por un desapercibido Olaetxea; Andoni López, que retrasó su posición a la de lateral liberando a Iñaki, por un voluntarioso Rubén Martínez. La intención era mantener la frescura, para lo cual minutos después entraban Sierra por un amonestado Errasti y Roni por un desesperado Ander Vitoria.

Pese a las cuatro sustituciones, el Sporting percutía en su idea de dominar, aunque sin profundidad ni ocasiones, ante una UD Logroñés que confiaba en sus prestaciones sin balón y en alguna acción puntual sorprender a su contrincante. Se entraba así en la recta final con todo por decidir. Los riojanos no se pusieron nerviosos y las interrupciones, a modo de faltas, facilitaban sus intereses. Por su parte, los locales no daban ese pase definitivo de volcarse sobre Miño, quizá para no descuidar su retaguardia, y además David Gallego no introducía variaciones (sólo gastó dos cambios, uno de ellos con el tiempo ya cumplido).

Bobadilla, riojano de Nájera, debutaba en la categoría para poblar la zaga -luego actuaría como delantero-. Modificación táctica que acusó la UD Logroñés. Primero con una confusión en un saque de esquina, por suerte Aitor no remató con destreza; y después Iago López no cerró como debía y Djuka enfiló a Álex Pérez, le recortó, y mandó el balón a la red con un golpeo magistral. La realidad, un despiste, de la Liga SmartBank se imponía ante la ilusión del estreno en una categoría en la que La Rioja no había estado presente desde hace veinte años. Toca recuperarse (hay dos semanas por delante para el próximo duelo) y pensar en el debut en Las Gaunas.

Ficha técnica

Sporting de Gijón: Mariño; Bogdan, Babin, Borja López, Pablo García; Gaspar (Álvaro Vázquez, min. 74), Javi Fuego, Pedro Díaz, Aitor (Pablo Pérez, min. 90); Manu Garcia y Djuka.

UD Logroñés: Miño; Iago López, Álex Pérez, Gorka, Iñaki; Zelu (Bobadilla, min. 86), Errasti (Sierra, min. 71), Andy, Rubén Martínez (Andoni López, min. 62); Olaetxea (Petcoff, min. 62) y Ander Vitoria (Roni, min. 71).

Gol: 1-0, min. 89: Djuka.

Árbitro: Aitor Gorostegui Fernández-Ortega (Comité Vasco). Amonestó a Bogdan (min. 91), por el Sporting de Gijón, y a Errasti (min. 62), por la UD Logroñés.

Foto: Sporting de Gijón

|||

A favor 0 En contra 1

1 comentarios

#1
Manuel Fdez. Morga14/09/2020 13:40h

¿Es correcta la expresión "derrota sobre la bocina"?

A favor 0 En contra 0 Denunciar
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí