Sábado 29 de Enero de 2022Actualizado 19:28

El 13 de diciembre de 2020

Tiempo de lectura: 03:10
|||

Tocado, hundido, colista

El EDF Logroño cae al último de la tabla después de dejarse remontar por el Deportivo (2-1).

Leti, jugadora del EDF Logroño, ante el Deportivo

Rioja2

Tocado, hundido, colista. Así está el EDF Logroño después de perder 2-1 ante el que era el equipo colista de la Liga Iberdrola antes de disputarse esta jornada. No sólo eso, ayuda a un rival directo, como el Deportivo, a encadenar dos triunfos seguidos y se condena a continuar sin vencer todavía esta campaña. Por si fuera poco, en Abegondo el cuadro local remontó el tanto de Tavlo nada más arrancar el segundo tiempo después de una primera mitad en la que las logroñesas fueron mejores y merecieron haberse ido al descanso con algún gol a favor (se le anularon dos por fuera de juego). Sin embargo, fue ponerse por delante y entrar el miedo a ganar. Un mal endémico que está sufriendo este curso el conjunto riojano, incapaz, de reponerse ante la adversidad o de conservar la renta (no es la primera vez que le sucede). Por su parte, las gallegas tiraron de efectividad para voltear un marcador que ha hecho mucho daño a las granates.

La primera parte del EDF Logroño fue casi un monólogo en cuanto a ocasiones e intenciones de unas y de otras. Las de Gerardo García -introdujo como novedad en el once el debut de la sudafricana Vilakazi, inédita hasta la fecha- salieron decididas a imponer su juego y sobre todo a bombardear el área defendida, con destreza, de Noe Bermúdez. De hecho, después de un centro desviado de Jade a los 5 minutos, vino una falta directa de Olga García que se colaba en la escuadra, pero que la meta deportivista repelió. Tavlo recogió el rechace, pero se encontró con el larguero. El Deportivo tenía el miedo en el cuerpo tras esta doble oportunidad.

Las granates insistieron aún más pese a que Olga García tuvo que dejar su sitio a Ida antes de los veinte minutos por une fuerte entrada. En este sentido, a las logroñesas les anularían dos goles por fuera de juego. Primero fue Jade la autora y después sería Altamira. Entre medias, en una transición ofensiva de las visitantes Jade lo hizo todo perfecto, hasta regatear a Noe Bermúdez, pero Villegas, defensora local, salvaba en la línea. Lo volvería a intentar Jade pasada la media hora, pero sin tino. El Deportivo apenas salía de su campo y, durante el primer tiempo, sólo dispuso de una oportunidad con un centro de Cris que peinó Peke en el primer palo y al que no llegó Gaby, libre de marca.

El descanso no interfirió en la dinámica, sobre todo, cuando el EDF Logroño se adelantó en el minuto 51 en un saque de esquina que lanzó Jade y que Tavlo puso en el fondo de la red. Sin embargo, el gol sí que modificó el devenir del duelo. Las riojanas dieron un paso atrás o las gallegas lo dieron para delante. Sea como fuera, ya no había ese dominio tan claro de las logroñesas. En el equilibrio del juego, las de Manu Sánchez empujaron. Ambos técnicos introdujeron movieron los banquillos y le sentaron mejor a las locales cuando Athenea, de tacón, empataba tras un centro desde la derecha de Peke, que realizó una gran jugada individual.

Empezaba un nuevo partido con veinte minutos por jugarse. Quedaba por ver cómo lo afrontaba un EDF Logroño que había sido superior durante gran parte del choque y que ahora se podía encoger ante el avance de un colista enérgico y convencido por la remontada. El conjunto local, tras la igualada, dudó sobre qué hacer. Por eso se vivieron minutos de incertidumbre, de mucho respeto y de espera a que algo sucediera para buscar una cosa u otra. Entre tanto, el miedo a perder se impuso en Abegondo.

Chini parecía inclinar la balanza en favor de las visitantes con un tiro desde la frontal después de un rechace de un córner, sin embargo, la efectividad del Deportivo fue clave para que las de Manu Sánchez sumaran su segunda victoria seguida y condenaran al EDF Logroño. Esta vez Peke y Athenea se intercambiaron los papeles, ya que la segunda centró y la primera remató, ya en el minuto 83, para colocar un 2-1, difícil de modificar. Altamira buscó el 2-2 con un remate de cabeza que detuvo Noe Bermúdez. Con las granates volcadas, Michelle pudo sentenciar, pero Pamela mantuvo con vida a las suyas a la espera de otra hombrada como la vivida hace una semana en Las Gaunas ante el Sporting Huelva. No llegó.

Foto: EDF Logroño

|||

A favor En contra

0 comentarios
Logroño Deporte otoño 21 pequeñoSDL Campaña socios enero 22
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí