Jueves 27 de Enero de 2022Actualizado 09:38

El 16 de mayo de 2021

Tiempo de lectura: 04:48
|||

Jade hace creer al EDF Logroño

La presencia de la capitana, marcó de penalti en el minuto 91, en el segundo tiempo fue clave para ganar 2-1 al Granadilla Tenerife.

Lundin, del EDF Logroño, defendiendo un córner ante el Granadilla Tenerife

Rioja2

Un triunfo para creer. Una victoria agónica, en el minuto 91 y de penalti, pero merecida tras una segunda parte en la que el EDF Logroño generó más ocasiones y en la que la presencia de Jade, muy activa, dio frescura en el ataque de las riojanas. Enfrente, además, había un adversario de los de arriba, un Granadilla Tenerife, que evidenció calidad y desequilibrio en Las Gaunas, pero que se encontró con un rival que le puso más carne en el asador para llevarse los puntos. Y eso que todo estuvo a punto de venirse abajo al cuarto de hora cuando el marcador era 0-1. Sin embargo, el tanto del empate de Elloh, en una buena presión, y la puesta en escena de la segunda parte, con las diferentes sustituciones, mejoraron la predisposición ofensiva, confirmado con la acción que transformó Jade en el tiempo de añadido, y anímica, de un conjunto logroñés necesitado que tiene la permanencia lejos (7 puntos) aún con lo poco que queda por delante (cuatro jornadas).

Moncayo apostó por el equilibrio en la medular de Ana Velázquez, el desgaste físico de Grace y el trabajo de Nyman para impulsar un ataque liderado en los costados por Ida y Elloh para que Lundin intentara sacar provecho de su capacidad para fajarse con las centrales. Todo ello confiando en la fortaleza defensiva de Caracas, Ballasté, Cazalla y Lorena -a Inés aún le queda un partido de sanción- en la retaguardia. Con esos mimbres, dejando en el banquillo a piezas importantes para el colectivo y con calidad, caso de Jade o Chini, entre otras, el EDF Logroño salió con respeto a un rival con confianza, peligroso y con futbolistas altamente desequilibrantes.

En esos minutos de tanteo, el Granadilla Tenerife tenía la pelota, pero el que intimidaba, a empujones, era el cuadro riojano. Grace se inventaba una acción personal, favorecida por un par de rebotes, y asistía a Elloh, en fuera de juego. Era un aviso. El perfil zurdo era el elegido por las logroñesas, puesto que repetía Elloh para un centro chut que atrapaba sin problemas Aline Reis. Parecía que las vinotinto se sentían cómodas, pero en una contra Mari José batía por debajo de las piernas a Pamela después de haber cogido la espalda, un día más, a Caracas. Apenas un cuarto de hora de juego y tocaba ir a remolque, con lo que eso suponía para un conjunto que es el último en la tabla y al que le cuesta generar oportunidades.

Todo ello afectó hasta el punto de que el Granadilla Tenerife pasó a controlar el duelo sin ningún tipo de problemas. Daba la sensación de que si las de Francis Díaz apretaban un poco dejaban sentenciado el encuentro. Por suerte, no se acercaron al área riojana. Además, dentro de ese dominio, Elloh estuvo atenta para ir a presionar a Gavira que hizo una mala cesión sobre su portera. La marfileña robó, dribló a Aline Reis y marcaba a puerta vacía para dar insuflar vida a un EDF Logroño alicaído.

Vuelta a empezar habiendo gastado un tercio del choque. Se recuperaba la igualdad y la alternancia, aunque ahora a las de Moncayo les costaba llegar. Por su parte, las tinerfeñas insistían. Pamela evitaba el tanto de Martín-Prieto que dejó en evidencia a Cazalla tras un error defensivo colectivo de la zaga. Jugada que activó a las visitantes que estuvieron cerca del segundo tras una falta lateral y el posterior barullo dentro del área local cuando las riojanas parecía que no se decidían a despejar. Lo volvería a intentar Mari José con un tiro buscando la escuadra en las postrimerías de un primer tiempo en el que el EDF Logroño se había repuesto del tanto recibido.

El segundo tiempo se iniciaba con la clara intención de las vinotinto de estar cerca del gol. Así se entiende con dos tiros de Lundin, tras un saque de banda, y Grace, desde la frontal, que no encontraron portería. Claro que en un saque de puerta jugado en corto el bloque logroñés estuvo a punto de liarla con un mal despeje de Pamela que, por suerte, no tuvo consecuencias en el marcador. Momento que aprovechaba Moncayo para poner en escena a Chini (por Nymarn) y Jade (por una amonestada Grace que estuvo a punto de ver la segunda amarilla en la primera mitad por un pisotón).

Movimientos que mejoraron el ataque logroñés, ahora más poblado. Lundin volvía a dejar muestras de su potencia cuando enganchaba un buen tiro que desviaba a córner Aline Reis con una soberbia estirada. En la siguiente jugada, Jade remataba y el brazo de Martín-Prieto se interponía -no se señaló penalti- para evitar el tanto. Y tras el pertinente saque de esquina, la capitana centraba para que Elloh, en boca de gol, rematara de cabeza, pero la portera brasileña tiraba de reflejos. Tres acciones consecutivas más que suficientes para que el EDF Logroño le hubiera dado la vuelta a la contienda.

Claro que hubo réplica con una contra en la que Caracas se tiraba al suelo para impedir el remate franco tras el pase de la muerte de Kayla. Situación que provocó algo de incertidumbre con un par de saques de esquina para un Granadilla que no se dejaba intimidar. Se tranquilizaba el duelo, por lo que el técnico turiasonense reemplazaba a Lundin por Cynthia, justo cuando el bloque de Francis Días había ganado presencia en campo ajeno. Asimismo, para el último cuarto de hora Fishley y Judith (por Ida y Elloh) refrescaban las bandas en aras de recuperar el desborde por los extremos.

Jade, tras un robo de Fishley, se precipitaba y en vez de abrir a Judith, en buena posición, probaba con un tiro desde la frontal centrado. La apuesta de las riojanas era clara; querían llegar rápidamente arriba y acabar las jugadas. Jade se descolgaba para estar en contacto con el cuero y eso permitía más opciones, como el tiro de Fishley similar al anterior de la capitana de las logroñesas. En esta recta final, el Granadilla Tenerife tenía más el balón ante un EDF Logroño impreciso, precipitado y ansioso ante la necesidad del triunfo. Apelaba demasiado al corazón, pero era necesario darle un poco de pausa a la hora de tomar decisiones.

Esa pausa, responsabilidad y sangre fría, la asumió Jade cuando en el minuto 91 transformó un penalti que ella misma había provocado (Gavira la agarró dentro del área). Un tanto para reivindicarse individualmente, para dar un impulso al colectivo y para creer en que aún es posible dar caza al Rayo Vallecano (último rival liguero), que se queda a 7 puntos con 12 en juego (Santa Teresa, Eibar, At. Madrid y el cuadro vallecano).

Foto: LaLiga.com

|||

A favor 3 En contra 0

Logroño Deporte otoño 21 pequeñoSDL Campaña socios enero 22
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí