Sábado 1 de Octubre de 2022Actualizado 17:40

Servicios Sociales
El 1 de enero de 2022

Tiempo de lectura: 01:54
|||

Arnedo vuelve a recibir al hombre con tantas narices como días tiene el año

El singular personaje ha visitado la localidad por el Año Nuevo, como es tradición

el hombre con tantas narices como tiene el año

Rioja2

Arnedo ha vuelto a recibir como cada 1 de enero al hombre "con tantas narices como tiene el año". Se trata de una tradición muy arraigada en la localidad riojabajeña, que nuevamente ha congregado a numeroso público.

El "hombre con tantas narices como días tiene el año" es un personaje que desde 1991, cada 1 de enero se acerca en un antiguo autobús hasta la Puerta Munillo de Arnedo ataviado con abrigo, traje y bufanda y portando una pequeña maleta. 

Tras  saludar a los numerosos niños congregados, provocando en ellos dispares reacciones, se dirige a la sede de la Peña Lubumbas para repartir chucherías a todos los asistentes.

Se trata de una historia popular con la que los más mayores engañaban a los niños cada 31 de diciembre, diciéndoles que acababan de ver pasar a un hombre con tantas narices como días tiene el año, un juego de palabras ya que, en realidad, se referían a que tenía tantas narices como días le quedaban al año, que en ese 31 de diciembre era solamente una. 

Los niños corrían buscando a un hombre  con  365  narices  al  trenillo  o  en  los  distintos  autobuses  que  llegaban  a  la  ciudad,  y, lógicamente, nunca lo encontraban.

En el año 1991, la peña Lubumbas rescató esta tradición oral y la hizo mal a propósito, colocándola en la jornada de Año Nuevo, en donde el personaje sí que debería tener 365 narices, ya que eran los días que el año recién estrenado aún tenía por delante.

La idea del diseño fue del pintor arnedano, y miembro de la Peña Lubumbas, Antonio Montiel, y
fueron las manos de Carlos Pérez-Aradros los que dieron forma a esa figura de un hombre con toda
la cabeza cubierta por narices, que causa entre los niños asombro e inquietud a partes iguales.

Se trata de un acto que se ha mantenido hasta nuestros días y que configura el primer acto del
nuevo año en la localidad.

La llegada del singular personaje es un acto dirigido a los niños, "sin embargo, es la excusa perfecta de padres, tíos, abuelos... Para salir a la calle y felicitar el nuevo año a todos los amigos y familiares a los que aún no han tenido la oportunidad de ver", señalan desde la organización, que ha hecho especial hincapié en las medidas de seguridad anticovid, como el uso de mascarilla en la recepción a este 'hombre de las narices'..

|||

A favor 5 En contra 33

USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí