Domingo 29 de Enero de 2023Actualizado 19:29

El 27 de mayo de 2022

Tiempo de lectura: 04:11
|||

De La Rioja a Tanzania con 10 años para enseñar los valores del rugby

Dos hermanos, un niño y una niña de 10 y 12 años, formarán parte de un grupo de voluntariado con la ONG Kutembea Na Tanzania

Kutembea Na Tanzania

Rioja2

*Imagen de archivo del voluntariado en Tanzania. Firma: Kutembea Na Tanzania

Un niño logroñés de 10 años y jugador en la categoría sub-12 del Rugby Club Rioja, viajará a Tanzania del 1 al 31 de julio junto a su madre y su hermana y dos voluntarios más de Logroño para prestar apoyo a menores y mujeres en dos aldeas. Cada uno con una misión, el pequeño enseñará a niñas y niños los valores de su deporte. Apoyo a menores dentro y fuera de las aulas y ayuda a mamás (como también se denomina en suajili a las mujeres con hijos) en emprendimiento laboral son las bases de este voluntariado de la ONG Kutembea Na Tanzania. Fue en verano de 2019 cuando una empresa riojana de mermeladas trabajó por primera vez con estas mamás y ahora regresa para continuar dándoles la mano en sus trabajos. Con modestia y sin afán de protagonismos, ninguna de estas personas ha querido proporcionar su nombre.

La idea de esta iniciativa nació, como narra la madre de los hermanos, gracias a la pasión con la que sus vecinos y amigos -también compañeros en este próximo viaje- hablaban sobre su experiencia como voluntarios en Tanzania aquel verano de 2019. “Una de estas personas lleva una empresa de mermeladas, aquí, en Logroño, y la otra es fotógrafo y fueron a Tanzania a enseñar a madres el oficio, a elaborar con la fruta y verdura autóctona sus mermeladas y llevarlas a mercados para poder llevar sus casas y, de alguna manera, ser más independientes”, contextualiza. “Escuchas estas experiencias y sus ganas de volver a estar ahí y nos contagiaron”.

Este grupo de cinco personas viajará desde La Rioja con la ONG Kutembea Na Tanzania para prestar apoyo en dos proyectos activos. En el primero, en una escuela de Arusha (del 1 al 10 de julio), ayudarán en las aulas a menores de entre 2 y 6 años. La niña, de doce años, junto a su madre, realizará sesiones de arteterapia gracias a sus conocimientos de piano. “Siempre le ha gustado enseñar y jugar con los niños más pequeños”, pone en valor su madre. “Hay dos niños en la escuela que tienen discapacidad intelectual y síntomas de posibles autismos, queremos estar con ellos y darles un poco de juegos”, explica, desde su experiencia como profesora en un centro de Educación Especial de Logroño. También ayudarán en las labores del huerto y en su panadería.

Por su lado, el voluntario más pequeño, que cumplirá 11 este año, enseñará rugby a los niños y niñas interesados. Una pasión que le ha permitido aprender sobre superación, tolerancia y el espíritu de equipo. “El rugby es un deporte muy gentil, si gana el equipo yo también gano”, explica su madre  y es que este joven lleva desde los cuatro años perteneciendo al club. “Nos gustaba el rugby por los valores y el respeto que hay tanto en el campo como entre las familias y entrenadores, todo son aplausos con nuestro equipo y con el contrario y, por eso, apostamos por él y no ha fallado”, pone en valor su madre. “Nos hemos dado cuenta de que el rugby está muy enraizado en África, tienen unas ligas profesionales y junior con una gran tradición, pero vamos a aldeas muy empobrecidas y quizá allí no llega”.

La segunda parada de este viaje será Mto Wa Mbu, donde Kutembea Na Tanzania ayuda a mujeres a reinsertarse en el mundo laboral, volviendo una empresa de mermeladas riojana a retomar su proyecto y ver cómo ha ido evolucionando la labor que emprendieron aquel verano de 2019 con varias mamás, enseñándoles a elaborar y comercializar mermeladas. Aquí, el grupo comenzará una nueva iniciativa de ocio con menores que pasan mucho tiempo fuera de casa, mientras que el pequeño continuará enseñando las reglas del rugby. “Queremos enseñarles a jugar a las mamás, cuando son jóvenes semi-adultas se casan y tienen familia y ya se dedican al hogar, pasan de la infancia a la adultez, tienen olvidado el juego”.

*Imagen de archivo de elaboración de mermeladas en Mto Wa Mbu. Firma: Kutembea Na Tanzania

En Tanzania “la idea es que todos los integrantes podamos aportar algo y responsabilizarnos de una tarea”, cuenta la madre de los dos menores. Así, buscan que los niños “no estén detrás de los adultos” y, que, “de alguna manera este niño pueda llevar lo que es él y lo que le gusta”. Por su lado, el fotógrafo logroñés se encargará de documentar el viaje. En especial, con las madres de Mto Wa Mbu, "trabajaremos mediante el arte, la expresión de sus emociones con idea de darle continuidad al proyecto artístico con otras mujeres en nuestra ciudad de Logroño".

El 1 de julio estos voluntarios partirán desde Madrid hasta Kilimanjaro, haciendo escala en Qatar, concretamente en Doja y, de ahí a Arusha. Será un viaje de un día que, aunque cada vez más cerca, esta madre logroñesa dice “todavía no ser consciente”. Hasta la fecha, junto a sus hijos, se encuentra aprendiendo vocabulario básico de suajili, ya que en Mto Wa Mbu residirán en los hogares de estas mamás.

Recogida con destino Tanzania

Desde Rugby Club Rioja han puesto en marcha una recogida de material para que el pequeño rugbier pueda impartir sus lecciones, como petos, balones o conos. “Todo lo que tienen nos lo han dado”, agradece esta logroñesa. “Hay zapatillas, pantalonetas, camisetas, sudaderas…tenemos que ver todo para ver qué sirve y que no, no vamos en plan caridad, la idea es que nos proporcionara material para jugar, no pretendemos cambiarles las vidas ni llevarles zapatillas nuevas”.

|||

A favor 5 En contra 4

Producto riojanoVoces de la LenguaCSIF educación 2PP Por un buen gobiernoSanidad PúblicaPSOE Medio Ambiente