Jueves 6 de Octubre de 2022Actualizado 19:38

El 28 de julio de 2022

Tiempo de lectura: 03:17
|||

El primer vuelo de un buitre negro nacido en La Rioja se producirá en los próximos días

Un nuevo hito en el programa de reintroducción de una especie a nivel nacional.

Buitre negro

Rioja2

La biodiversidad riojana está de enhorabuena y vivirá en los próximos días un nuevo hito en el programa de reintroducción de una especie a nivel nacional. Por primera vez, desde que se tienen datos, volará un ejemplar de buitre negro nacido en La Rioja, concretamente en Villavelayo. 

La noticia, que afecta a una especie amenazada, ha sido posible gracias al proyecto “Monachus” de reintroducción de la especie en la sierra de la Demanda que lleva a cabo GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) con el apoyo de la Consejería de Sostenibilidad, Transición Ecológica y Portavocía del Gobierno de La Rioja, la Junta de Castilla y León y el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

El polluelo de Clara y Zoroastro

El polluelo que está próximo a emprender su primer vuelo tiene una edad aproximada de 75 días, pesa 4,750 kilos y es hijo de Zoroastro, un ejemplar macho liberado en 2017, y de Clara, una hembra cuyo nido se encuentra en un pino silvestre en el municipio de Villavelayo. Esta misma pareja ocupó otro nido en 2021, sin llegar a realizar puesta.

Para poder estudiarlo y garantizar su seguridad se le ha colocado un emisor GPS para conocer sus movimientos y se le ha realizado un chequeo de su estado sanitario. En estas tareas han colaborado técnicos de GREFA, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, técnicos y agentes forestales del Gobierno de La Rioja. Cabe destacar especialmente en esta intervención del Grupo de Intervención en Altura de La Rioja (GIAR) de los Agentes Forestales del Gobierno de La Rioja.

En La Rioja, el proceso de reproducción se inició en 2020 con una pareja (Zolorro y Berbena) que hicieron puesta pero desafortunadamente fracasó en el primer año. En 2021, llegó a nacer de esta misma pareja el primer pollo riojano, que murió a los pocos días. Dentro del proyecto, desde el año 2017, se han liberado 77 ejemplares. En la actualidad hay 12 parejas reproductoras con 2 ubicadas en territorio riojano.

Finalmente, ha sido en 2022 cuando, si todo transcurre con normalidad se producirá el vuelo de un pollo de buitre negro por primer vez en La Rioja.

Una especie vulnerable según la nueva Ley de Biodiversidad

El buitre negro (Aegypius Monachus) es una especie clasificada como vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas por su riesgo de extinción, y que figura con la misma categoría en el nuevo Catálogo Riojano de Especies Amenazadas del proyecto de Ley de Biodiversidad y Patrimonio Natural de la Rioja, actualmente en tramitación en el Parlamento de La Rioja, y que será la ley más ambiciosa y avanzada del conjunto del Estado en cuanto a preservación y restauración de la biodiversidad.

La colaboración técnica y material se desarrollado durante los últimos años mediante convenio, que se renovó el pasado mes de noviembre en Villavelayo entre el Gobierno de La Rioja y GREFA rubricado por Álex Dorado Nájera, consejero de Sostenibilidad y Transición Ecológica, y Ernesto Álvarez, presidente de GREFA. También participaron en el acto José Luis Rubio, director general de Biodiversidad del Gobierno riojano y los alcaldes de Villavelayo, Canales de la Sierra y Mansilla de la Sierra. 

Reintroducción del buitre negro después de 70 años

Este marco de colaboración estable entre GREFA y la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica, busca favorecer el asentamiento del buitre negro en territorio riojano y consolidar una población reproductora en el ámbito del Sistema Ibérico Norte, donde esta especie amenazada se había extinguido como reproductora hace más de sesenta años. De hecho, la existencia de esta especie, no está documentada en La Rioja, aunque sí que hay datos de su existencia en zonas de la Demanda de Burgos hasta principios del Siglo XX y hasta mediados del XX en la zona central burgalesa conocida como los sabinares del Arlanza.

Mediante este acuerdo, GREFA se encarga de realizar el marcaje de buitres negros con emisor GPS, una de las herramientas más efectivas en la detección de amenazas como el envenenamiento, el furtivismo o la electrocución, que permite obtener pruebas que demuestran la veracidad de un hecho para el inicio del procedimiento de investigación. 

Los buitres monitorizados actúan como centinelas de las problemáticas ambientales y es una especie que abandera las medidas de protección que beneficiarían a la conservación de la biodiversidad en la sierra de la Demanda. Todo ello va acompañado de un programa educativo y divulgativo para transmitir la importancia de proteger al buitre negro.

|||

A favor 13 En contra 0

Planes de Igualdad CCOOIntegra en la escuelaFestival de TeatroCongreso Agentes Forestales
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí