Rioja2

Domingo 20 de Septiembre de 2020Actualizado 23:53

La Rioja vaciada
El 3 de junio de 2009

Tiempo de lectura: 03:29
|||

Agricultura y Servicios frenan el paro en La Rioja

Los dos sectores inician un proceso clave: la temporada de la viña en el campo y la necesidad de personal en restaurantes y hoteles absorben más de la mitad de las contrataciones.

Redacción

Ni la industria ni la construcción han logrado convertirse en el motor de la economía riojana. La crisis se había cebado con todos los sectores pero en este mes de mayo, cuando las cifras señalan una ligera recuperación en la línea negativa del paro aparecen dos sectores míticos en la región apuntalando la economía.

Agricultura y Servicios, dos pilares básicos en los que se asientan la economía de La Rioja parecen “salvar” las cuentas del paro del mes de mayo. Estos dos sectores han frenado la caída del desempleo ya que registraron el pasado mes el mayor descenso de desempleados.

Agricultura cuenta con 768 desempleados, 173 menos que en el mes de abril en el que registró 941. Y en el sector Servicios hay actualmente 9.611 desempleados, 122 menos que en abril cuando tenía 9.733.

¿El cambio del modelo económico pasa por un retorno “al trabajo en el campo” o se trata de algo puntual y como consecuencia de las campañas agrarias y estivales? Y en el caso de la hostelería, ¿la crisis está dando un respiro a los consumidores que gastan más en bares y restaurantes?

EFECTO TERRAZA
Para Enrique Arévalo, presidente de la Asociación Riojana de Bares, Restaurantes y Cafeterías (ARBACARES) el descenso del paro en el sector Servicios y el aumento de la contratación tiene un motivo obvio y que se repite cada año con la llegada del buen tiempo: con la colocación de las terrazas los establecimientos necesitan contratar a una persona más. En Logroño se colocan más de 300 terrazas, el mayor número de la región, y por cada una de ellas, al menos, se contrata a un camarero más por lo que habrá 300 personas más trabajando al menos hasta el mes de octubre.

Pero esto será provisional pues cuando se extinga la temporada de terrazas al trabajador se le rescindirá el contrato. "Esto no significa que la crisis vaya amainando" asegura Arévalo, "al contrario, la contención en la contratación es algo generalizado para los propietarios de los establecimientos".

Sin embargo, ARBACARES espera que con la modificación legal que planea el Ayuntamiento de Logroño y que permita "cerrar" las terrazas para que continúen en invierno, muchos de esos nuevos 300 puestos de trabajo se podrán mantener en los meses de frío. "Esperemos que la modificación no incluya una subida de impuestos, porque eso sería la puntilla para los empresarios hosteleros".

Arévalo relata como en la mayoría de los locales se ha reducido la plantilla sobre todo persona de limpieza y de cocina, puestos que se suplen por los propios camareros y hasta por los propietarios. "Algunos empresarios que hasta ahora se dedicaban a la gestión de su negocio están realizando jornadas laborales maratonianos sirviendo en sus locales".

En cuanto al tipo de empleado que ahora se contrata, la crisis ha hecho cambiar muchas cosas. "Antes era muy complicado contratar personal español y acudíamos al extranjero con los problemas de idioma que eso ocasionaba, en cambio ahora sí que piden trabajo españoles".

"EL CAMPO SIEMPRE ESTÁ EN CRISIS"
José Antonio Torrecilla, secretario del sindicato agrario ARAG-ASAJA, no cree que esto vaya a pasar sino que responde a una circunstancias especiales en el campo. “Actualmente la viña necesita de mucha mano de obra” asegura Torrecilla, “pero el campo sigue estando para pocas alegrías”.

El portavoz de ARAG-ASAJA asegura que este sector “siempre ha estado en crisis”, aunque reconoce que en la anterior cosecha de cereal sucedió algo anómalo que marcó a los productores: el precio del cereal fue anormalmente elevado aunque el sector del vino es uno de los que más está acusando la crisis: “se nota en una fuerte caída de las ventas y de los pedidos, la crisis nos ha tocado a todos”.

Torrecilla asegura además que los buenos datos en la contratación y en el descenso del paro en el sector se van a seguir sucediendo a lo largo de todos estos meses. El cultivo de la vida necesita mano de obra hasta octubre e incluso noviembre y en breve empezará la recogida de la fruta en La Rioja Baja, algo que se generalizará en diversas zonas de la región durante todo el verano.

A pesar de la altas cifras de desempleo, el tipo de mano de obra no ha variado: sigue siendo extranjera. A juicio de Alegría “siempre ha habido paro en La Rioja y esos desempleados no han venido a trabajar al campo”. El trabajador del campo sigue siendo portugués en toda La Rioja y La Rioja Alavesa, por lo que no se ha producido un repunte en la presencia de trabajadores españoles y eso que “hay mucha gente que se le termina el paro” dice Torrecilla “ y el campo puede ser una buena opción para estos desempleados”.

TAGS:
|||

A favor En contra

0 comentarios
Logroño Deporte temporada 20/21Explotación SexualSemana Movilidad Ayto Logroño
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí