Miércoles 7 de Diciembre de 2022Actualizado 22:19

El 26 de mayo de 2010

Tiempo de lectura: 02:30
|||

Confianza en el diálogo con las autoridades cubanas

Moratinos evita confirmar si dispone de información directa sobre la liberación de presos políticos por parte del régimen cubano. Por su parte, Fariñas afirma que continuará con la huelga de hambre y sed.

Miguel Ángel Moratinos

Redacción

La situación de los presos políticos en Cuba podría cambiar en un futuro próximo debido a la intermediación ejercida por la Iglesia cubana en los últimos días. Sin embargo, el paso de las palabras a los hechos es por el momento una auténtica duda. Así, el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha mostrado su confianza en que el diálogo que tanto la Iglesia como el Gobierno español mantienen con las autoridades cubanas traiga mejoras en la situación de los presos políticos en un futuro, si bien no concretó en qué sentido.


En una conferencia organizada por el Foro ABC, Moratinos evitó confirmar si su Ejecutivo dispone de información directa sobre la intención de las autoridades cubanas de liberar a presos políticos, tras las expectativas que ha generado la mediación de la Iglesia cubana.


Tras recordar que el Gobierno español mantiene un diálogo tanto con las autoridades cubanas como con la Iglesia, se limitó a señalar que “hay que dejar que las autoridades cubanas tomen las decisiones que estimen oportunas”.


El jefe de la diplomacia española defendió el diálogo como el “instrumento ideal” para obtener resultados, porque es con el que “se consiguen cosas” y “no a través del aislamiento, la confrontación y la elevación de la tensión”.


El ministro, que la semana pasada se entrevistó con su colega cubano, Bruno Rodríguez, en Madrid con motivo de la cumbre entre la Unión Europea y América Latina, recordó que el diálogo que España mantiene con el Gobierno cubano ha tenido en el pasado “resultados” en la mejora de la situación de los presos de conciencia (ha habido varias liberaciones) y el Ejecutivo espera también “tener resultados en el futuro”.


Moratinos añadió que el cardenal Jaime Ortega tiene una posición “similar” a la del Gobierno español en relación con Cuba. El Gobierno español, subrayó, siempre incluye Cuba en sus intercambios de información con el Vaticano.


Por su parte, el periodista cubano Guillermo Fariñas aclaró que continuará la huelga de hambre y sed que mantiene desde hace tres meses si el Gobierno de Raúl Castro no libera “a todos” los presos políticos enfermos, porque su protesta “no es para lograr sólo los traslados” de los prisioneros a otros centros penitenciarios sino “para conseguir la excarcelación de todos ellos”.


“Si el Gobierno dice que no va a soltar a los 26 [presos enfermos] entonces seguiré” con la huelga de hambre y sed “porque yo no hice esta protesta por los traslados sino para exigir la liberación de los prisioneros de conciencia que tienen problemas de salud”, dijo a Europa Press el disidente cubano.


Los médicos que han atendido a estos detenidos, explicó Fariñas, han recomendado el ingreso de este grupo de 26 en un centro médico debido a que presentan patologías que requieren de un servicio de salud especializado y, en algunos casos, operaciones de urgencia.


Hasta el momento, las autoridades cubanas no han emitido un pronunciamiento oficial sobre esta decisión que ha generado una gran expectativa dentro y fuera de Cuba, especialmente en los familiares, que todavía están a la espera de que comience la reubicación de un no precisado número de reos que se encuentran en cárceles lejanas a sus ciudades de origen.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dicAgenda 2030Amigos de la Tierra concurso cortosAyto online OMIC
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí