Rioja2

Martes 4 de Agosto de 2020Actualizado 23:57

3 Ciencia de Datos UR cabecera
El 24 de septiembre de 2010

Tiempo de lectura: 03:27
|||

Ahmadineyad propone que 2011 sea el año de la energía nuclear

Durante su intervención en la Asamblea General de la ONU, el mandatario iraní aseguró que el gobierno estadounidense había estado detrás de los atentados del 11-S.

Mahmud Ahmadineyad

Redacción

La polémica llegó ayer a la Asamblea General de Naciones Unidas cuando el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, tomó la palabra. El mandatario iraní propuso que 2011 sea proclamado el “Año de la Energía Nuclear para Todos y Armas Nucleares para Ninguno”.

Ahmadineyad hizo una verdadera defensa, durante su intervención, de las cualidades de la energía nuclear, a la que calificó de “regalo del cielo”, como alternativa para reducir las emisiones contaminantes de los combustibles fósiles.

En cambio, dijo que la bomba atómica es el arma más inhumana y debe ser eliminada. Señaló que el Tratado de No Proliferación Nuclear prohíbe su fabricación y almacenamiento.

“Sin embargo, vean lo que algunos miembros permanentes del Consejo de Seguridad han hecho: han equiparado la energía nuclear con la bomba nuclear, y han puesto esta energía fuera del alcance de la mayoría de las naciones al establecer monopolios”, dijo Ahmadineyad.

El presidente iraní lamentó que no sólo no se haya logrado el desarme atómico, sino que además la bomba ha proliferado en algunas regiones.

Pero la provocación fue aún mayor cuando Ahmadineyad, cambiando de tema, aseguró que la mayoría de personas considera que el gobierno de Estados Unidos se encuentra detrás de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Tras mostrar sus condolencias por los fallecidos en dichas acciones terroristas, Ahmadineyad recordó que en Afganistán y en Irak han muerto “cientos de miles de personas”, mientras que varios millones han resultado heridas o desplazadas.

Acto seguido, expuso los “tres puntos de vista” en torno a la autoría del 11-S y citó como el primero de ellos el que señala como responsable a “un muy poderoso y complejo grupo terrorista capaz de superar todos los niveles de la inteligencia estadounidense y de su seguridad”.

“La mayoría de los estadounidenses y otros países y políticos” respaldan la segunda postura, la que apunta a que algunos sectores del gobierno estadounidense “orquestaron el ataque para recuperar la decadente economía” y “salvar el régimen sionista”, añadió Ahmadineyad, que alude con este último calificativo a Israel.

La tercera postura planteada por el líder iraní contempla que la acción fue perpetrada por un grupo terrorista, pero de ella “se aprovechó” la administración de Estados Unidos. “Aparentemente, este es el punto de vista con menos seguidores”, declaró.

El presidente de Irán subrayó que la “principal prueba” localizada tras estos atentados eran “unos pocos pasaportes” hallados entre los escombros y “un vídeo”.

Tras el atentado, “la máquina de propaganda comenzó a funcionar”, lo que, según Ahmadineyad, derivó en la invasión militar de Afganistán que provocó la caída del régimen talibán.

Por su parte, la delegación de Estados Unidos respondió en un comunicado a la provocación de Ahmadineyad tachó de “aborrecibles”, “delirantes” y “predecibles” sus declaraciones, y sugirió al líder iraní que dedique a “representar las aspiraciones y deseos” de su población, informa The New York Times.

Críticas contra Rusia

Por otro lado, el ministro de Defensa iraní, Ahmad Vahidi, ha criticado a Rusia por vetar la venta de sistemas balísticos de defensa aérea S-300 y otras armas a su país.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, firmó el miércoles un decreto que contempla la prohibición sobre la venta de tanques, vehículos armados, sistemas de artillería de gran calibre, aviones de combate, helicópteros militares, barcos y misiles.

Dicho decreto es uno de los esfuerzos del Kremlin para cumplir con la última ronda de sanciones contra Irán, aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU el 9 de junio, y da marcha atrás a un acuerdo previo criticado tanto por Estados Unidos como por Israel.

Vahidi espera que, para próximas ocasiones, “los rusos actúen de forma más independiente para elegir su camino”, pero apostilló que las capacidades de defensa de Irán “no dependen de estos misiles”, informa la agencia de noticias Isna. En este sentido, declaró que la República Islámica tiene entre sus proyectos la fabricación de un modelo de misil que será “mejor”.

Sin embargo, “no estamos contentos con que los rusos se hayan humillado ante Estados Unidos y el régimen sionista”, lamentó el ministro.

Irán anunció en 2007 un acuerdo para adquirir estos misiles de Rusia, y este país lo ha utilizado en las relaciones diplomáticas con el régimen islámico y con Occidente. Los misiles de alta precisión S-300 son capaces de abatir aviones a una distancia de 150 kilómetros y una altura de 27.
|||

A favor En contra

0 comentarios
Barranco Perdido3 Ciencia de Datos UR cuadrado
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí