Rioja2

Sábado 8 de Agosto de 2020Actualizado 13:32

6 Ingeniería Agronómica UR cabecera
El 11 de febrero de 2011

Tiempo de lectura: 03:38
|||

El Ejército egipcio levantará el estado de emergencia

Por otro lado, miles de personas han llegado al palacio presidencial de Egipto para manifestar su descontento, tras el discurso de Mubarak en el que insiste en que no se irá.

protestas en Egipto

Redacción

La tensión se incrementado en las últimas horas en Egipto, después de que el presidente Hosni Mubarak insistiera, en su último discurso , en que no va a dejar el poder. Ante esta noticia diversos sucesos se han dado en el país que vive su décimo octavo día de protestas. Así, el Consejo Superior del Ejército egipcio se ha comprometido en un comunicado oficial a levantar el estado de emergencia, en vigor desde hace 30 años, “tan pronto como terminen las actuales circunstancias”.

El comunicado leído por la televisión estatal informa del compromiso de apoyar las “enmiendas legislativas” necesarias para garantizar unas elecciones presidenciales “libres y justas” y ha respaldado la decisión de Mubarak de ceder parte de sus competencias al vicepresidente, Omar Suleiman.

De esta manera, el Ejército “confirma el levantamiento del estado de emergencia tan pronto como terminen las actuales circunstancias”, el cual concede amplios poderes a las autoridades para perseguir a disidentes. Además, el Ejército se compromete también a “preservar la estabilidad y la seguridad de la nación” y “confirma la necesidad de que se reanuden las actividades ordinarias en las instalaciones del gobierno y de que se recupere la vida normal y se preserven los intereses y las propiedades de nuestro gran pueblo”.

Por otro lado, los movimientos contrarios a Mubarak han anunciado su intención de sacar a las calles de todo el país a “20 millones de personas” con motivo del Viernes de los Mártires, que intentarán convertir en el día de “la despedida de Mubarak”, según informó la cadena de televisión Al Jazeera. Según la edición en árabe de la BBC, se espera la participación de cinco millones de personas solo en El Cairo.

A lo largo de la noche, miles de personas han ido acampando en la plaza Tahrir, epicentro de las protestas. Un activista opositor al régimen, Ramy Raoof, declaró esta noche a Al Jazeera que las manifestaciones de este día serán pacíficas y que si estallase la violencia habría que atribuírsela al régimen, y no a los manifestantes.

La reacción al discurso de Mubarak también se ha evidenciado en la llegada de miles de personas al palacio presidencial de Egipto. Tras la alocución del mandatario unas 4.000 personas se congregaron frente a la sede de la radio y la televisión públicas, edificio que está fuertemente custodiado, pues ya tuvo que ser desalojado el jueves por la tarde. No obstante, los opositores han expresado su intención de permanecer allí durante la noche.

Al término del discurso comenzaron a lanzar zapatos contra la pantalla, pues esperaban que el presidente anunciara su dimisión. “Él no quiere entenderlo, La gente no quiere que siga en el poder. Está intentando quedarse en él de una manera que resulta ciertamente extraña”, dijo Hesman al Bulak, de 23 años, quien adelantó su intención de continuar con la protesta.

Temores

Ante el discurso de Mubarak y la respuesta del pueblo egipcio, los temores crecen ante la posibilidad de una solución no pacífica a esta crisis. Por ello, el dirigente opositor Mohamed El Baradei ha reiterado su llamamiento al presidente para que renuncie al poder y deje paso a “un consejo presidencial de tres miembros” y a “un gobierno de unidad nacional”, y ha advertido de que “las gentes que han salido a la calle opinan sobre Suleiman lo mismo que sobre Mubarak”.

“Creo que en el seno del régimen reina un caos total”, declaró al diario austríaco Die Presse. “Esto es como el Titanic, las ratas están abandonando un barco que naufraga”, añadió en la entrevista, publicada este viernes.

A juicio de El Baradei, “el Ejército juega un papel central”. “Hasta ahora ha sido bastante neutral, pero en estos momentos debe estar con el pueblo”, prosiguió. “Durante la transición en Egipto necesitamos un Ejército que defiende los primeros pasos de la democracia”, agregó.

Asimismo, El Baradei propuso la constitución de “un consejo presidencial de tres miembros” y “un gobierno de unidad nacional que incluya a tecnócratas de indudable credibilidad”. “Se deberían celebrar elecciones libres y justas después de un periodo de un año de transición”, durante el cual se redacte una nueva Constitución, declaró.

Mientras desde las filas gubernamentales, el ministro de Economía, Samir Radwan, ha advertido de que si el Ejército decidiera efectuar un golpe de Estado el país entero sufrirá todas las consecuencias, pero expresó su confianza en la “disciplina” de la que hacen gala los militares, quienes se han comprometido a proteger a la población.

“La pesadilla de un golpe es mala para todos: para los jóvenes y para la economía”, indicó el ministro. “Es un escenario que deseamos evitar”, añadió. El ministro, integrante del remodelado Consejo de Ministros egipcio, entiende que la situación actual ha alcanzado un estado de “jaque” que “no puede prolongarse eternamente”.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Barranco Perdido6 Ingeniería Agronómica UR cuadrado
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí