Lunes 28 de Noviembre de 2022Actualizado 22:23

Plan Energético
El 2 de marzo de 2011

Tiempo de lectura: 03:38
|||

Pedro Barrancos: "Todavía tengo el miedo metido en el cuerpo"

El jugador de la U.D. Logroñés, de vuelta a Logroño tras haber sido operado con éxito en Madrid de su dolencia cardiaca, se muestra esperanzado por volver a jugar en menos de dos semanas pero reconoce que aún no se ha olvidado de todo lo que ha pasado.

Pedro Barrancos, jugador U.D. Logroñés

Redacción

El jugador de la U.D. Logroñés, Pedro Barracos, ha vuelto a entrenar esta misma semana aunque separado del grupo, con un planning diferente, después de ser intervenido la semana pasada en Madrid para solucionar el leve problema cardiaco que le ha tenido apartado de los terrenos de juego desde finales de diciembre, fecha en la que fichó por el conjunto blanquirrojo.

Con otro temple, otro tono y, sobre todo, otro ánimo, Barrancos explica a Rioja2 cómo se siente al haber puesto punto y final a un problema que le provocaba taquicardias cuando sometía su cuerpo a un esfuerzo y que le hizo pasar hasta cuatro veces por el quirófano.

"Físicamente no estoy muy bien. Tengo que hacer una mini pretemporada de una semana y media, máximo dos, para poder incorporarme a los entrenamientos al mismo nivel que el equipo y poder jugar". A pesar de que Barrancos se está entrenando a un ritmo menos intenso que sus compañeros, la vuelta a la normalidad es, en estos momentos, su mejor medicina. "Estoy muy contento de volver, de estar con los compañeros pero sobre todo con muchas ganas de que pasen estas semanas y meterme con el grupo".

El calvario que ha vivido el jugador blanquirrojo comenzó cuando le fue detectado en la prueba de esfuerzo durante su primera semana de entrenamiento con el cuadro riojano un leve problema cardiaco, en términos médicos, una taquicardia paroxística supraventricular.

Esta dolencia estaba provocada por un pequeño fascículo nervioso que le provocabainterferencias, como un cortocircuito, en el corazón, sobre todo en situaciones de esfuerzo máximo. En la tercera
intervención quirúrgica de ablación de ese fascículo el problema quedó resuelto pero el jugador aún se muestra precavido.

"Ha sido un mes y medio complicado y a día de hoy estoy contento pero sigo pensando en todo lo que ha pasado y todavía tengo el miedo metido en el cuerpo. Hasta que no empieze a entrenar fuerte no se me va a quitar de la cabeza. De momento sólo he hecho carrera continua, dos series. Me recomendaron que tenía que ir poco a poco y la realidad es que me encuentro mucho mejor que antes. La última operacion resultó un exito y fue  la definitiva. Me hicieron la prueba de esfuerzo y salió bien y eso es una tranquilidad muy grande pero hasta que no me vea bien jugando no voy a estar tranquilo del todo".

Jugar y competir, es lo que desea en estos momentos Barrancos. Ante todo quiere poder ayudar a su equipo, un equipo al que ve tranquilo y en la línea correcta. "Se dice que se tienen muchas ocasiones y no se meten goles pero lo que realmente importa es tenerlas y seguir creándolas, ya entrarán. En ese sentito la plantilla está totalmente tranquila y sabe que todavía quedan muchos partidos. El objetivo es entrar en play off y lo tenemos muy cerca, ahora mismo a dos puntos. No hay que ponerse nervioso porque este grupo es muy complicado y cualquiera puede ganar a cualquiera. Pero aún quedan muchos puntos, suficientes para meterse en los puestos de play off".

En cuanto a su nueva adaptación al equipo, por segunda vez ya que llegó a entrenar una semana en enero con sus compañeros, el jugador murciano reconoce haberse sentido siempre muy apoyado, tanto por el club como por la plantilla. "La primera vez que estuve en Logroño sólo necesité esa semana para adaptarme y es que todos son muy buenos compañeros. El club siempre ha estado muy pendiente de mi, llamándome, preocupándose y sobre todo animándome".

MENSAJE DE OPTIMISMO
La dolencia cardiaca sufrida por Pedro Barrancos se ve relativamente cada vez más sobre todo cuando se busca en las pruebas de esfuerzo pero si no es así, hay gente que lo descubre con cincuenta o sesenta años.

Para todos aquellos que puedan estar sufriendo este problema, Barrancos les recomienda "estar tranquilos porque es una dolencia que suele tener cura rápida. Eso sí, ojalá no les vaya como a mi porque he necesitado hasta que me hicieran una tercera intervención. Pero es algo que tiene solución y hay otras cosas mucho peores. Además es una cura para toda la vida. Si todo va bien en dos semanas estas recuperado y, si se alarga, en mes y medio".

En referencia al calvario que ha tenído que pasar, Barrancos recuerda el sentimiento de frustación vivido durante las primeras operaciones. "Cuando me acostaban en la camilla y estaba relajado y en reposo, las arritmias no se producían y sobre todo cuando me sedaban aún menos. No podían encontrarlas y era complicadao. Pero realmente si la arritmia es localizable, te la quitan inmediatamente".

La primera intervención duró seis horas pero en la última el procedimiento fue más efectivo y a la postre, definitivo. "En frío se han visto las arritmias perfectamente y se han podido encontrar. Si las localizas y va todo bien en tres horas se acaba la operación, como así ocurrió en mi último paso por el quirófano".

|||

A favor 10 En contra 0

0 comentarios
Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoUGT IgualdadActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dic
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí