Rioja2

Jueves 6 de Agosto de 2020Actualizado 19:22

5 Gestión de Empresas UR cabecera
El 7 de junio de 2011

Tiempo de lectura: 01:41
|||

Alemania sigue sin saber el origen del brote de E.coli

Primero fueron los pepinos españoles. Después las autoridades de Hamburgo, en la palabras de su ministra de Sanidad, Cornelia Prüfer-Storcks lo desmintió ya en medio de una crisis alimentaria. Ahora, el ministro de Sanidad alemán niega que la bacteria se halle en brotes de soja.

Alemania desconoce el origen de E.coli

Redacción

De los huertos españoles a una granja alemana pasando por un restaurante de la localidad de Lübeck, una pintoresca ciudad ubicada cerca de Hamburgo. Y de los pepinos a los brotes de soja. El caso es que Alemania sigue sin conocer el origen del brote letal de E.coli, que ha saltado el Atlántico con el primero caso de un ciudadano canadiense que estuvo de viaje en Alemania.

En medio de las especulaciones y la desinformación, ahora sí arrecian las críticas dentro y fuera de sus fronteras por la gestión de una crisis que los propios alemanes opinan que se les ha ido de las manos a sus autoridades. Las acusaciones infundadas a España, que por contagio afectaron también a otros países exportadores de productos hortofrutículas de la Unión Europea, y la insistencia en que se habían dado los pasos adecuados se ha vuelto contra Berlín. Merkel ya salió el pasado viernes a entonar un velado mea culpa y a reunirse en una cumbre bilateral con el presidente Zapatero para analizar el impacto en el final de la campaña de productos como el pepino, pero que en todo caso ha sufrido pérdidas, que ahora habrá que compensar.

Entretanto, Alemania ha pasado las 48 horas del pasado fin de semana intentando detectar de dónde proviene el brote letal de E.coli, que el domingo ya había matado a 22 personas. Hay 2.200 afectados dentro y fuera de Alemania, pero lo más importante es que la finca sospechosa hasta ayer por la noche está limpia de E.coli y, por tanto, de toda sospecha. Y desechada la explotación agrícola en cuestión hay que volver al mismo punto de partida para investigar el origen de la bacteria, sin mencionar otro daño colateral más. En esta ocasión, el campo alemán ha sufrido el golpe de la sospecha como el pepino español.

En el caso de los brotes de soja, que se dieron casi por seguros como origen de la bacteria, hay un culpable, que es Gert Lindemann, ministro de agricultura de Baja Sajonia, que se anticipó al resultado de los análisis en laboratorio. A primera hora de la madrugada los resultados de las pruebas tomadas eran negativos, mientras que la granja seguía clausurada y todos sus productos fuera del mercado. Por otro lado, desde las autoridades del norte de Alemania han recomendado a toda la población evitar comer tomates, pepinos, lechugas o brotes de soja crudos.
|||

A favor En contra

0 comentarios
Barranco Perdido5 Gestión de Empresas UR cuadrado
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí