Miércoles 30 de Noviembre de 2022Actualizado 16:17

El 18 de abril de 2014

Tiempo de lectura: 01:44
|||

Los 'Picaos' vuelven a ser el principal atractivo de la Semana Santa riojana

Tradición, penitencia y espectáculo se mezclan cada año en San Vicente de la Sonsierra. Las imágenes de sus penitentes han dado ya la vuelta al mundo.

Picaos San Vicente de la Sonsierra

Redacción

Unos veinte minutos de penitencia. Entre 800 y 1.000 golpes y 12 pinchazos en la espalda que harán brotar las sangre. Las cifras resultan escalofriantes y las imágenes aun lo son más. Cada año, en torno a cuarenta hombres se convierten en protagonistas anónimos de una de las tradiciones más antiguas de nuestra comunidad, y sin duda, el santo y seña de la Semana Santa riojana. 

Para algunos esconde el sentido más profundo de la religión, para otros la tradición de su pueblo, para muchos también un impactante espectáculo que cada año atrae a miles de personas de diversos puntos de la geografía. Lo cierto es que en el pueblo, se vive como algo casi ritual, envuelto en un manto de religión y respeto absoluto. 

"A veces, por la constitución del disciplinante, se sabe quién es, otras veces no tenemos ni idea", explica Javier Fernández, alcalde de San Vicente y miembro de la Cofradía de la Vera Cruz. El anonimato es parte del ritual del penitente, siempre con la cabeza cubierta, la atención se centra en su espalda, que va tornando de color golpe a golpe.

Fernández recuerda que los únicos requisitos son ser hombre, mayor de edad, "la mayoría son del pueblo, muchos repiten año tras año, pero también vienen penitentes de fuera". Si es obligatorio que el acompañante que elija o se le asigne, sea miembro de la cofradía de la Vera Cruz. Será el quien le ayude a elegir el hábito y la capucha blanca y el flagelo de algodón, de un metro aproximado de largo y un kilo de peso.

Será el mismo que le acompañe durante todo el recorrido y le ayude a abrirse paso entre la gente, y el que le haga brotar la sangre con una bola de cera con seis pares de cristales incrustados. Por último, será también el acompañante el que cure las heridas de vuelta a la sede de la cofradía. 

Ayer los penitentes recorrieron las calles del pueblo en la procesión de la Santa Cena, y repitieron su penitencia pasadas las 11 de la noche en el interior de la iglesia, en la Hora Santa. Hoy tendrán lugar dos nuevos recorridos. El primero tras la procesión del Vía Crucis, pasadas las 11,30 horas y el segundo, ya por la tarde durante la procesión del Santo Entierro, a las 20,30 horas.  

|||

A favor En contra

0 comentarios
Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dicAmigos de la Tierra seminario
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí