Domingo 16 de Enero de 2022Actualizado 11:05

El 19 de noviembre de 2014

Tiempo de lectura: 03:03
|||

Un 10% de la población está afectada por enfermedades pulmonares crónicas

El consejero de Salud se ha sometido a una espirometría para hacer más visible esta enfermedad con motivo del Día Mundial de la EPOC.

Nieto se realiza una espirometría

Europa Press

El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, se ha sometido esta mañana a una prueba denominada espirometría, que evalúa la  función pulmonar, para hacer más visible la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, una enfermedad muy prevalente, semidesconocida e infradiagnosticada.

En este acto, que coincide con la conmemoración del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Nieto ha estado acompañado por el especialista Carlos Ruiz, neumólogo del Servicio Riojano de Salud.

La espirometría es el primer y gran paso para diagnosticar la EPOC, al proporcionar información de la cantidad de aire total que tienen los pulmones así como de la velocidad con la que desplazamos esos volúmenes de aire. La EPOC es una línea de trabajo priorizada en la estrategia de atención a crónicos que se elabora en La Rioja por tratarse de una enfermedad crónica de alta  prevalencia, prevenible, generadora de alto grado de discapacidad, morbilidad, y mortalidad.

Afecta a un 10,2 por ciento de la población adulta, genera el 10 por ciento de las consultas médicas e ingresos hospitalarios y es la cuarta causa más frecuente de muerte, la primera evitable, pues depende básicamente del tabaco. El desconocimiento general que existe sobre esta patología es lo que hace que apenas el 25 por ciento de los enfermos estén diagnosticados y un 75 por ciento tenga un diagnóstico subestimado.

En La Rioja, se estima que hay alrededor de 14.000 pacientes con EPOC, de los cuales alrededor de 10.400 estarían sin diagnosticar. Desde 2011, profesionales de la sección de Neumología, en colaboración con los de Atención Primaria, desarrollan un programa multidisciplinar, coordinado entre niveles asistenciales, para la mejora del diagnóstico precoz de la EPOC, mediante la implantación de la teleespirometría (Espirometría digital).

Este programa pionero en España se basa en la realización de Espirometrías digitales, con los criterios de calidad establecidos en la Estrategia en EPOC del Sistema Nacional de Salud; donde se incorpora la espirometría en tiempo real  y el informe en la Historia de Salud Electrónica de cada paciente, lo que posibilita la correcta interpretación de la prueba, el adecuado seguimiento y tratamiento del paciente en Atención Primaria en coordinación con Atención Especializada. El programa piloto se inició en 2011 en la Rioja Media, consiguiendo su pleno funcionamiento en 2014 con una nueva versión, siendo en la actualidad la espirometría mas tecnológicamente avanzada de España.

En 2013 se llevaron a cabo 536 teleespirometrías; y en lo que va de este año ya se han superado las 749 pruebas. Con un diagnóstico temprano de la EPOC, previene o retrasa el deterioro de la función pulmonar; se refuerza la intervención sobre los factores de riesgo (tabaco), disminuyen los costes sanitarios directos e indirectos, y además mejora el estado de salud y la calidad de vida del paciente por una intervención terapéutica también precoz, disminuyendo las agudizaciones y la morbimortalidad.

Qué es esta enfermedad

Es una enfermedad que afecta a los pulmones y a los bronquios, en los que se produce una obstrucción que dificulta el paso del aire y evoluciona de forma crónica  Se debe casi exclusivamente al humo del tabaco aunque hay otros factores, en menor medida, que pueden contribuir a su aparición como la exposición a la contaminación ambiental, la exposición ocupacional al polvo, a productos químicos.

Los principales síntoma de la EPOC son: tos, expectoración crónica e inicio paulatino de disnea (ahogo) hasta hacerse más intensa en los estadios más avanzados de la enfermedad. Se trata de una enfermedad crónica y progresiva en el transcurso de los años y los tratamientos se orientan a frenar la progresión de la obstrucción bronquial, mejorar la calidad de vida y la supervivencia del paciente.

Las actuales terapias han mejorado mucho el pronóstico. Y la primera medida es el abandono tabáquico. Con el hecho de dejar de fumar, en ocasiones se ha acabado con el problema; en los casos moderados y graves es preciso un tratamiento que asocia varios fármacos broncodilatadores y antiinflamatorios, aplicados mediante diferentes sistemas de inhalación. Si la enfermedad progresa y se instaura una insuficiencia respiratoria es preciso el uso de oxigenoterapia domiciliaria para prolongar la supervivencia.

|||

A favor En contra

0 comentarios
Logroño Deporte otoño 21 pequeñoAyto Bretón Platea
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí