Rioja2

Sábado 21 de Julio de 2018Actualizado 11:38

Crónicas de Nájera
El 12 de enero de 2018

Tiempo de lectura: 02:55

Y ahora ¿qué?

Conrado Escobar

Respirábamos todos creyendo que las recientes elecciones resolverían el “asunto” catalán, pero su prolongación amenaza con ocupar un lugar ….. en los “Episodios Nacionales” del gran Galdós.

Honestamente, creo que tras estas Elecciones se avanza en algo tan fundamental como es la legalidad y me atrevo a señalar algunas reflexiones:

1.- Los comicios se celebran con absoluta normalidad y con récord de participación. Dato relevante en Democracia. Así pues, el 155 fue la mejor garantía de las libertades de todos. 

2.- El Estado de Derecho funcionó impecablemente pese a las objetivas dificultades de contar con un Presidente fugado y algunos dirigentes independentistas encarcelados por delitos graves.

3.- El bloque constitucional obtuvo más apoyos que el movimiento separatista. Más de 100.000 votos de diferencia. Porcentualmente: 50,89% frente al 47,6%

4.- Los escaños arrojan un resultado diferente, pero así son las reglas y con ellas hay que jugar.

5.- El ganador en votos y escaños fue Cs, lo que dibuja un panorama inédito en Cataluña y en esta formación recae una especial responsabilidad en el futuro diseño institucional. Veremos.

6.- El P.S.C. mejora levemente lo que unido a la creciente confusión de su izquierda, apunta una cierta posición de liderazgo, interesante desde la óptica de estabilidad.

7.- El Partido Popular cosecha un mal resultado directamente proporcional al papel de Estado que le correspondió. La responsabilidad constitucional del PP se tradujo en un desgaste severísimo en un entorno muy polarizado y agitado. 

8.- El movimiento independentista ha aprendido que la legalidad no es opinable ni manipulable sino simplemente acatable. Sufre las consecuencias de su ilegalidad y además padece ya las desavenencias internas: Puigdemont acobardado y “ganador” frente a un Junqueras preso y perdedor. Espadas en alto entre íntimos enemigos.

9.- Cataluña es lo que es. Con sus extraordinarias capacidades y su desoladora fragmentación excluyente. Tendremos que convivir con esta tierra española tanto como lo hacemos con la región vasca o andaluza o riojana. Y desde el respeto constitucional, seguir defendiendo que aquí cabemos todos sin otra imposición que la ley, que nos une y una soberanía por compartir, no que trocear. 

10.- A nivel nacional asistimos al reflejo parlamentario del profundo cambio social que sacude Europa y España: política de “brochazos”, de escaparate y de principios de “quita y pon”, pero también de estructuras rígidas, anquilosadas, impermeables, en una sociedad dinámica y tecnologizada.

11.- La reforma de la Constitución, a juzgar por lo que han expresado sus propios redactores, no debería someterse a un proceso de cambio sin conocer su alcance y sin contar con el consenso original. Esta circunstancia, añadiría más inestabilidad en un momento delicado. La solución más bien reside en aprovechar y desarrollar los espacios que aún brinda la Carta Magna.

12.- El Centro-Derecha seguirá liderado por el PP por su indiscutible capilaridad territorial y una triple raíz ideológica tristemente oculta pero existente: humanista, liberal y conservadora. Se trata de uno de los partidos más numerosos de toda Europa. Cierto es que Cs ha presentado sus credenciales a compartir y disputar esta posición con los resultados en Cataluña, pero los tiempos son los tiempos.

13.- La Izquierda está sumida en un largo proceso de recomposición. Un Partido Socialista que aspira a consolidar el liderazgo natural que otras formaciones se disputas con recetas comunistas revestidas de soflamas ruidosas.

Así pues el futuro está por escribir, pero esperar a que venga por inercia no parece la mejor actitud. El propio rey, Felipe VI advierte de los peligros del inmovilismo y la propia Casa Real conecta abiertamente con una sociedad en cambio. Es tiempo de avanzar. 

Tras sofocar las emergencias territoriales toca emprender rumbo y ocuparnos del Empleo, del Pacto contra la Violencia de Género, de la Igualdad, de la Educación, de asuntos importantes que reclaman la atención de todos.

Como dice el escritor Eduardo Mendoza: “No hay razón práctica que justifique el deseo catalán de independizarme de España porque, pese a todo, España no es un mal país”.

Así lo creo, España es y será un gran país. 



0 comentarios
Conrado Escobar
Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo. Especialista en Ordenación del Territorio por la Universidad Politécnica de Valencia. Experto en Derechos Humanos por la Universidad Strasbourg. Tras una dilatada trayectoria política como diputado, senador, consejero y concejal, es actualmente Consejero de Política Social, Familia, Igualdad y Justicia del Gobierno de La Rioja.
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí