Viernes 9 de Diciembre de 2022Actualizado 19:15

El 11 de febrero de 2018

Tiempo de lectura: 03:35
|||

Reconocimiento a Javier Martínez Laorden

Íñigo López-Araquistáin

Años 70, entre el final del decadente régimen franquista y los prolegómenos de nuestra joven democracia. Una década de cambios, ilusión e incertidumbre. Una época marcada por las reformas estructurales, grandes consensos y excepcionales políticos, técnicos y profesionales que hicieron posible una transición ejemplar y un cambio del modelo social y económico en nuestro País y en nuestras ciudades. Y Logroño no sería una excepción.

En este contexto, Logroño se convertiría en uno de los máximos referentes del proceso de transformación urbana de nuestro País, siendo una de las primeras ciudades españolas que dejarían atrás el modelo obsoleto desarrollista del régimen franquista, para iniciar un proceso de transición hacia un desarrollo urbano más sostenible y con un crecimiento continuo partiendo de la idea de recuperación de la ciudad tradicional, la recomposición urbana y la mejora dotacional.

A lo largo de esta etapa se va conformando un grupo de altos funcionarios y profesionales de la arquitectura y del urbanismo que han sido los verdaderos impulsores y responsables de la transformación de Logroño desde entonces hasta nuestros días. Muchos de ellos ya se han jubilado, otros desgraciadamente nos han dejado, pero todos ellos han regalado a las nuevas generaciones de técnicos municipales y profesionales, una huella y una forma de entender la ciudad y la planificación urbana que difícilmente podrá ser sustituida. Verdaderamente dejaron el listón muy alto, y es de justicia reconocer su importancia en la historia de nuestra ciudad.

Es curioso e importante de reseñar, que el primer Plan Urbanístico serio y completo de nuestra ciudad, el Plan Comarcal de Ordenación Urbana de 1974, fue redactado por Eduardo Mangada Samain, quien pocos años más tarde fuera concejal de urbanismo y primer teniente de alcalde junto a Enrique Tierno Galván en el Ayuntamiento de Madrid, y más adelante, bajo la Presidencia del socialista Joaquín Leguina, desempeñó el cargo de Consejero de Política Territorial, Transportes y Obras Públicas de la Comunidad de Madrid.

Durante estos años, empiezan a destacar unos jóvenes arquitectos  logroñeses, entre los que destacan Rubén San Pedro, Jesús López-Araquistáin y Javier Martínez Laorden, este último fallecido desgraciadamente en marzo del año 2016.

Tanto Javier Martínez Laorden como Jesús López-Araquistáin, fueron los encargados de redactar el P.G.O.U de Logroño, que salvo puntuales modificaciones y revisiones, sigue vigente desde 1985, siendo uno de los Planes Generales más longevos, más completos y más adelantados a su tiempo de nuestro País. Años antes también fueron los encargados de redactar el Plan Especial del Casco Histórico, el Plan Especial de la Carretera Soria, el Plan Parcial San Adrián, el Plan Parcial Madre de Dios, el Plan Parcial de Murrieta. Por otro lado, Javier Martínez Laorden se encargó también de redactar los Planes Parciales de Cantabria I, La Portalada, San Lázaro; el Plan Parcial del Campillo y el Plan Parcial de Prado Viejo. Así mismo, Jesús López-Araquistáin se encargaría del Plan Especial de la Universidad, de las Tejeras, de la Ribera del Ebro-Plaza de Toros, del Plan Especial del Campus, de la Arena, y de la modificación que integra la circunvalación con el Barrio de los Lirios. Ambos arquitectos también formaron parte  del Plan Parcial de Las Gaunas, de La Estrella, y fueron los redactores del PERI Excuevas-Cuarteles.

Son los verdaderos responsables del  desarrollo del Parque del Ebro, del Parque San Miguel, del cinturón verde que rodea la ciudad. También fueron los impulsores de la recuperación del Casco Histórico, del soterramiento del ferrocarril, y de todas las grandes actuaciones que han marcado y transformado la ciudad en las últimas décadas.

La clave del éxito del urbanismo logroñés desde la transición hasta la actualidad ha sido la lealtad y el reconocimiento a los técnicos municipales, independientemente del color político de las diferentes corporaciones. Una política urbanística independiente, transversal  y en la que siempre ha predominado la opinión de los expertos y la confianza mutua entre los responsables técnicos y los responsables políticos. Ojalá esta 'peculiaridad' nunca se abandone, y tanto los nuevos responsables políticos y los nuevos responsables técnicos de nuestra ciudad, sean capaces de coger el testigo y el ejemplo de sus predecesores para seguir mejorando Logroño y que siga a la vanguardia de un urbanismo sostenible y responsable.

No quiero acabar sin pedir a los lectores que firmen la petición en Change.org promovida por 'Vecinos de Logroño', y que también está siendo difundida desde el Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja, para que se le reconozca al recientemente fallecido, arquitecto municipal e histórico del urbanismo, D. Javier Martínez Laorden mediante la dedicación a su persona de una calle, una plaza pública o un espacio público.

|||


1 comentarios

#1
Alicia Luri12/02/2018 15:48h

Mi apoyo y aprobacion a todo lo que se expone

A favor 4 En contra 0 Denunciar
Íñigo López-Araquistáin
Escribir no es lo mío, pero aprendí a dibujar. Memorizar tampoco se me da muy bien, pero me enseñaron a razonar. Así que acabé de arquitecto...
Twitter: @lpezaraquistain
Planes de Igualdad CCOOCPAER EcomercadoActual 23Plan de Transformación 6xxxCSIF nov-dicAgenda 2030Amigos de la Tierra concurso cortosAyto online OMIC
USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí