Martes 26 de Octubre de 2021Actualizado 16:03

El 9 de septiembre de 2021

Tiempo de lectura: 01:57
|||

Fonseca conquista el Arnedo Arena

Rubén R. Casas

Se celebró la primera semifinal de las novilladas del circuito del norte  que organiza la Fundación del Toro de Lidia, con astados de la ganadería de “Los Maños”,  una buena novillada que fue ovacionada de salida y en el arrastre también, para los novilleros Manuel Diosleguarde que cortó una oreja en el primero, y vuelta al ruedo su segundo,  Miguel Aguilar, ovación y saludos desde el tercio y silencio, e Isaac Fonseca, oreja y oreja.

Manuel Diosleguarde en el que abrió plaza jugó bien los brazos toreando de capa, la faena fue de menos a más, basándola en el pitón derecho aprovechando y llegándolo a templar por bajo, lo intentó al natural pero no llegó a tomar gran vuelo,  de buena estocada cortó una oreja.

En el cuarto tras la ovación que recibió el novillo de salida lo toreó de capa con salero, lo lució en varas, toreó en redondo por el derecho, pero durante la faena fue cortado las distancias, con alguna floritura de adorno para la galería, de otra buena estocada lo pasaporta. La gente pidió la oreja y el palco no la concedió, vuelta al ruedo y bronca para el palco.

Miguel Aguilar, en el segundo de la tarde, con un novillo bonito de nombre y de lámina, lo lanceó a la verónica, se dio dos feas volteretas, el respetable dio por hecho que se cambiaría por el sobrero pero el palco lo aguantó y no tuvo mal.

El coletudo le dio mucho aire para darle suaves tandas por ambos pitones estando pinturero. Tras el manejo de los aceros saludó desde el tercio recogiendo una gran ovación. En el que hizo quinto, demostró el manejo con la capa, comenzó la faena de rodillas toreando en redondo y llegando a templar, siguió pinturero con la galería pero se dejó al natural asentado por bajo, tras los aceros silencio pero con alguna palma cariñosa.

Isaac Fonseca se ciñó con la capa en su saludo al tercero de la tarde, tras el brindis arrancó por el pitón derecho por el que en momentos ralentizó su embestida pero no llegó a sacarle todo lo que poseía el novillo, tuvo enganchones y la faena se perdió en el albero. De otra buena estocada cortó una oreja.

En el que cerró la tarde dejó el sello capotero que tiene, y tras el brindis que realizó a los monosabios, la faena tuvo  pasajes de mano baja y templada con destellos de valor torero. De una estocada arrancó una oreja.

Sufrió un percance el monosabio Julio Saura en el cuarto de la tarde por realizar un quite a un subalterno, fue cogido y fue trasladado al hospital San Pedro de Logroño para operarlo de la cornada en la zona inguinal.

|||


USO DE COOKIES

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejorservicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando,consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí